viernes, 22 de abril de 2016

Día Internacional de la Madre Tierra 22 de abril

El Día de la Tierra es un día celebrado en muchos países el 22 de abril. Se instauró este día para crear una conciencia común a los problemas de la superpoblación, la producción de contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra.

“El Día Mundial de la Naturaleza y El Día de la Tierra nos recuerda la urgente necesidad de intensificar la lucha contra el crimen contra la fauna, contra el planeta y más aún contra los humanos, ya que tiene amplias repercusiones económicas, medioambientales, de salud y sociales”.


                        Reproduciendo el mensaje del Secretario General de la ONU 2016, Ban Ki-moon:

« En este día, representantes de más de 170 países se reúnen en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York para firmar el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Este pacto histórico, junto con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, tiene la capacidad de transformar nuestro mundo. La fuerza insuflada por tantas firmas en un día envía un claro mensaje de solidaridad y determinación. Ahora debemos dar rienda suelta al ingenio humano en toda su magnitud, garantizar un crecimiento con bajas emisiones y aumentar la resistencia al cambio climático.
Es esencial que nuestros dirigentes ejerzan su liderazgo en este ámbito, pero cada uno de nosotros tiene una función que desempeñar. Por ejemplo, podemos tomar decisiones para usar la energía eficientemente, poner freno al derroche de alimentos, reducir nuestra huella de carbono y aumentar nuestras inversiones sostenibles. Las pequeñas acciones, multiplicadas por miles de millones, producirán cambios drásticos, reforzarán el Acuerdo de París y nos encaminarán hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El tema del Día de la Tierra de 2016, «Árboles para la Tierra», pone de relieve perfectamente esta idea. Tal vez un árbol por sí solo no parezca gran cosa, pero Earth Day Network tiene previsto plantar en los próximos cinco años 7.800 millones de árboles, cada uno de los cuales absorberá CO2 perjudicial de la atmósfera, almacenará agua y filtrará agentes contaminantes en beneficio de toda la humanidad.
Al igual que cada árbol cumple su función en la biosfera, también deberíamos hacerlo nosotros como seres humanos que nos preocupamos por nuestro planeta y todos los seres vivos que en él habitan. Podemos construir un futuro distinto si respetamos a la Madre Tierra e invertimos en ella.
Este año, el Día de la Madre Tierra coincide con la ceremonia de firma del Acuerdo de París sobre el cambio climático, que tendrá lugar en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. El Acuerdo fue aprobado por los 196 Estados partes de la Convención Marco sobre el Cambio Climático en París el 12 de diciembre de 2015. En el acuerdo, todos los países se comprometieron a trabajar para limitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados, y dados los graves riesgos, a esforzarse por lograr que sea menos de 1,5 grados centígrados. La ceremonia se lleva a cabo en el primer día que el Acuerdo estará abierto para la firma, marcando el primer paso para asegurar que el Acuerdo entre en vigor jurídico tan pronto como sea posible.
                           

Sin embargo, como aseguran algunos críticos expertos en medio ambiente, estos acuerdos ni obligan ni sancionan económicamente a los países que incumplan los acuerdos firmados.

Apostar por energías renovables, realizar una reconversión laboral en los sectores energéticos tradicionales basados en los combustibles fósiles y realizar una verdadera actuación política, económica y social para frenar los efectos devastadores que está provocando el calentamiento global son  ahora, más que nunca, necesarios de aplicar ya, antes de que sea demasiado tarde y las generaciones futuras nos culpabilicen de no actuar a tiempo.

¿Qué podemos hacer todos y cada uno de nosotros para contribuir en nuestro día a día para reducir, reciclar, reutilizar y respetar los recursos naturales?. Reflexión necesaria y urgente.


Por ello, todas las actividades medioambientales que desde el centro se llevan a cabo desde  hace muchos años ponen su granito de arena en esta tarea y siembran el germen de la concienciación necesaria en nuestra Comunidad Educativa. 

Fuentes: