viernes, 19 de enero de 2018

¿Quién no conoce a algún Fermín Ibarra?

Unos días después, Hurtado se encontró en la calle con Fermín Ibarra. Fermín
estaba desconocido; alto, fuerte, ya no necesitaba bastón para andar.
—Un día de éstos me voy —le dijo Fermín.
—¿A dónde?
—Por ahora, a Bélgica; luego, ya veré. No pienso estar aquí; probablemente no
volveré.
—¿No? —No. Aquí no se puede hacer nada; tengo dos o tres patentes de cosas pensadas por mí, que creo que están bien; en Bélgica me las iban a comprar, pero yo he querido hacer primero una prueba en España, y me voy desalentado, descorazonado; aquí no se puede hacer nada.
—Eso no me choca —dijo Andrés—, aquí no hay ambiente para lo que tú haces.
—Ah, claro —repuso Ibarra—. Una invención supone la recapitulación, la síntesis de las fases de un descubrimiento; una invención es muchas veces una consecuencia tan fácil de los hechos anteriores, que casi se puede decir que se desprende ella sola sin esfuerzo. ¿Dónde se va a estudiar en España el proceso evolutivo de un descubrimiento?
¿Con qué medios? ¿En qué talleres? ¿En qué laboratorios?
—En ninguna parte.
—Pero en fin, a mí esto no me indigna —añadió Fermín—, lo que me indigna es la suspicacia, la mala intención, la petulancia de esta gente... Aquí no hay más que chulos y señoritos juerguistas. El chulo domina desde los Pirineos hasta Cádiz...; políticos, militares, profesores, curas, todos son chulos con un yo hipertrofiado.


Pío Baroja, El árbol de la ciencia

En la presente entrada ofrecemos un fragmento de El árbol de la ciencia de Pío Baroja que ha servido para trabajar el Tema, el Resumen, la Estructura y el Comentario Crítico de cara a la preparación de la Prueba de Acceso a la Universidad. En dicho fragmento se aborda el lamentable estado en el que se encontraban las ciencias a principios del siglo XX y la falta de futuro para aquellos jóvenes que se querían dedicar a la investigación. Hoy, como antes, aunque las circunstancias han cambiado mucho nuestros universitarios e investigadores siguen teniendo que abandonar nuestro país por falta de oportunidades.

Se ofrece a continuación la prueba desarrollada y los comentarios críticos de algunos de nuestros alumnos de 2º de Bachillerato.

Organización de las ideas.
Este fragmento de El árbol de la ciencia que recoge una conversación entre dos antiguos compañero de Universidad que se reencuentran después de varios años. El texto se ajusta a la siguiente organización de las ideas:

a) Primera parte. Introducción o presentación (líneas 1 y 2). Se contextualiza el momento en el que se produce el encuentro después de varios años entre Hurtado e Ibarra y se describe a pinceladas a este último.

b) Segunda parte. Conversación entre Fermín Ibarra y Hurtado (el resto del texto). Fermín Ibarra le expone a Hurtado su idea de abandonar España por falta de oportunidades para llevar a cabo sus proyectos de investigación. Todo ello da pie para hacer una dura crítica al atraso científico y tecnológico de la España de la época, a la ausencia de conciencia social en este asunto y a la falta de interés del Estado por remediarlo. 

Tema. 
Crítica al estado de las ciencias y a la falta de futuro de los científicos e investigadores en la España del principios del siglo XX.

Resumen.
El reencuentro entre Hurtado y su antiguo compañero Fermín Ibarra da lugar a una crítica al lamentable estado en el que se encuentran los investigadores y todos aquellos que en general se dedican a las ciencias en la España de principios del siglo XX. Todo ello justifica el que Fermín Ibarra se vea obligado a abandonar su país para ser reconocido por su trabajo en el extranjero.
Los jóvenes científicos mendigan por la ciencia. Eldiario.es
Comentario crítico del alumno David Ganfornina de 2º de Bachillerato A.

El presente texto, extraído del capítulo “ Fermín Ibarra”, pertenece a El árbol de la ciencia, obra publicada en 1911 por el escritor guipuzcoano Pío Baroja, concretamente a la parte VI “La experiencia en Madrid” en la que Andrés vuelve a Madrid después de haber estado un tiempo en el pueblo. Regresa a Madrid intentando encontrar una solución a sus problemas vitales pero allí se encuentra con las miserias de la sociedad y con ese dolor humano que tanto le ha marcado a lo largo de la obra. Andrés está rodeado de pesimismo, un tema frecuente en la obra, y crítica ácidamente la sociedad y el gobierno de la época. Un ejemplo de esta crítica es la indignación que siente ante las pocas oportunidades que tienen los jóvenes universitarios e inventores. Nos encontramos a un Andrés Hurtado, desencantado, cada vez más pesimista, que ha dejado de creer que  con el conocimiento científico podía mejorar el mundo.

Realmente la cosa en este aspecto no ha cambiado mucho desde aquel 1911, por lo que podemos entender esa indignación. ¿No sigue habiendo quizás miles de estudiantes españoles que al acabar su prestigiosa carrera deben de marcharse al extranjero porque aquí no hay oportunidades para nada? Ya vemos como algo normal tener que marcharnos a países como Alemania y Reino Unido si queremos triunfar o incluso solo hacer que nuestros años de estudio valgan la pena porque en nuestro propio país no tenemos las oportunidades.

En esta conversación Fermín también menciona a la sociedad de la época a la que tacha de chulos, con mala intención, petulantes..., y es que en la actualidad, como en esa época, no solo estamos rodeados de ellos, si no que son las personas que nos gobiernan y toman las decisiones para nuestro futuro. Quizás estas dos cosas estén relacionadas y debamos cambiar a esos señores de arriba para que la educación en nuestro país tome otro rumbo y nos permite tener el apoyo y poder ejercer lo que queremos ser en nuestra propia tierra. Ante esta situación, o tomamos la decisión de Fermín Ibarra de marcharnos lejos para poder hacer lo que queramos o luchamos para poder cumplir nuestro sueño en casa.

Pero bueno, todo esto seguirá igual, seguiremos yéndonos al extranjero por falta de medios aquí, pero eso sí, cuando uno de nosotros consiga algo importante tras esta marcha masiva, faltará tiempo para atribuirse el mérito a un inventor o científico ESPAÑOL.

Comentario crítico de la alumna  Marta Gómez de 2º de Bachillerato A.

El presente fragmento que vamos a comentar pertenece a El árbol de la ciencia, una obra publicada en 1911 y la mejor acabada según la crítica por Pío Baroja, un autor de la generación del 98. Esta obra tiene mucho de autobiográfico, ya que hay muchas coincidencias entre la vida del autor y la de Andrés Hurtado, el cual es un "alter ego" de Baroja. Además, es también una radiografía de la España del Desastre del 98, en la que impera el caos político, la pobreza cultural, etc. Este fragmento pertenece a la VI parte titulada “La experiencia en Madrid” que lleva a Andrés Hurtado a la búsqueda de una solución vital.

De entre los diferentes temas que aparecen en esta obra los que predominan en este fragmento son: la crítica al escaso ambiente cultural que existía en la época y al escaso interés del gobierno para invertir en ciencia. En este caso, Ibarra tiene que irse a Bélgica para patentar sus inventos y además existe una gran falta de medios, como laboratorios, talleres, etc con los que poder trabajar.

El tema que se trata en el texto, la falta de interés del gobierno para invertir en ciencia, como ya hemos nombrado anteriormente, ha cambiado muchísimo desde principios del siglo XX cuando se escribe esta obra, hasta nuestros días, siendo España el país líder en trasplantes, atención sanitaria y acceso al sistema de salud. Si bien es cierto, aunque en estos últimos años sus inversiones en ciencia y otros proyectos han decaído, sigue siendo uno de los mejores en cuanto a la formación de personal sanitario, por ejemplo.

En cuanto al tema de tener que emigrar para conseguir tus sueños y metas, sigue pasando, y está a la orden del día. ¿Cuántos de nosotros no tenemos hermanos, primos, padres que se hayan tenido que marchar de aquí para tener un mísero trabajo? Porque yo sí, mi hermano tuvo que irse a Mallorca, mi prima a Londres, mi tío a Berlín y éstos solo son unos pocos ejemplos.

Seguramente, la mayoría de mis compañeros que están estudiando para tener un futuro e incluso yo misma, nos tengamos que ir porque aquí no nos brindan la oportunidad de poder desarrollar y alcanzar nuestros sueños. Cuántos de nosotros nos veremos frustrados porque no encontremos trabajo a pesar de los mil y un títulos que tengamos, porque no nos quede otra que irnos aunque no queramos, porque no hay otra solución. A nadie le gusta estar separado miles de kilómetros de su familia y amigos. La situación para los jóvenes es cada vez más insostenible. Esto además, está afectando directamente a las tasas de natalidad y emancipación de los jóvenes españoles, ya que con los ingresos medios mensuales, la posibilidad de formar una familia o independizarse es cada vez una opción más descartada e inviable.

Al fin y al cabo, ahora que lo pienso, no somos tan diferentes a los jóvenes de principios del siglo XX. No somos tan diferentes a nuestros abuelos. Nos marchamos con una maleta y un billete de ida. La vuelta sabrá Dios cuándo será.

Comentario de la alumna Ana León de 2º de Bachillerato A

El presente texto pertenece a la obra de El árbol de la ciencia, en concreto a su sexta parte, donde Andrés Hurtado vuelve a Madrid para sustituir a un médico. En este fragmento, Hurtado se encuentra con Ibarra por las calles de Madrid y este, un poco decepcionado y disgustado, le explica su situación. Y es que en la sociedad del momento, no hay cabida para la cultura, y menos aún para la ciencia, es por esto por lo que Ibarra se tiene que marchar al Extranjero para llevar a cabo sus patentes.

Pero desde esos momentos hasta ahora, las cosas no han cambiado tanto. Cada vez son más los jóvenes que han acabado sus carreras y se ven obligados a irse al extranjero para desarrollarse o simplemente tener un trabajo relacionado o no, con lo que han estudiado. Hay veces que ya no se van porque no tengan un trabajo aquí, cosa que me parece muy triste, sino por las mejores condiciones o ventajas que les pueden proporcionar países más desarrollados que España. Esto supone una clara diferenciación de nuestro país con los demás de Europa, situación que como podemos apreciar en este fragmento, ya viene ocurriendo desde mucho tiempo atrás.  

Desde mi punto de vista vivimos en una realidad con respecto a este tema un tanto indignante, ya que perdemos la oportunidad de tener en nuestro país a estos jóvenes tan preparados, brillantes, con ganas de innovar y/o de mejorarse como personas. Y todo esto me hace reflexionar en lo poco que hemos avanzado en el tema y temiéndolo mucho, como todo esto siga así, en lo poco que avanzaremos. Aunque cabe destacar que nunca podemos tener una actitud contemplativa o desanimada, pues debemos exigir y luchar por cambiar esta realidad, más que nada porque dentro de unos años, probablemente, seamos nosotros los que nos veamos obligados a abandonar nuestro país para poder tener un presente, pero sobre todo un futuro.


Comentario de la alumna Paula Borrego de 2º de Bachillerato A.

El presente texto se trata de un fragmento de El árbol de la ciencia, una obra publicada en 1911 por Pío Baroja.  En el texto conocemos la situación de Fermín Ibarra, quien se ve obligado a marcharse a Bélgica para patentar sus inventos, ya que en España no lo consigue. Se hace así una crítica al escaso interés del gobierno para invertir en ciencia. Este es uno de los principales temas que aborda esta novela, entre otros como el debate del protagonista entre su pensamiento y el mundo exterior, la dicotomía entre el hombre de acción y el hombre de no acción, la lucha por la vida o por la supervivencia, la crueldad humana,  la búsqueda del sentido de la vida a través del conocimiento científico, el antisemitismo, la religión o el amor.

¿Te resulta familiar la situación en la que se encuentra Fermín? Seguramente así sea, pues hoy en día, transcurrido un siglo desde que se publicó esta obra, muchos jóvenes se marchan de España una vez que acaban de estudiar porque no logran encontrar trabajo aquí. Esta circunstancia me parece bastante triste para aquellas personas que dedicamos tanto tiempo de nuestra vida y muchísimo esfuerzo (por no hablar del gran sacrificio de la mayoría de las familias para pagar los estudios de sus hijos) con el único objetivo de conseguir ese título que nos permitirá ser lo que siempre quisimos, dedicarnos a lo que realmente nos gusta y disfrutar de nuestro trabajo. Pero eso no es todo, cuando por fin acabas de estudiar y estás orgulloso de todo esfuerzo realizado llega la hora de enfrentarte cara a cara, de convencer a tu entrevistador de que eres la persona idónea para el trabajo. He aquí el problema: te piden experiencia. ¡Qué irónico! Acabas de terminar la universidad deseando dedicarte a lo tuyo, pero no puedes porque quieren a personas con experiencia. Pero claro, no hay otra forma de ganar experiencia si no es trabajando. Nunca lograré entenderlo…

Llegados a este punto, la única solución es marcharse a otro país. Irse lejos de tu hogar, familia y amigos, y empezar una nueva vida allí como enfermero, periodista, ingeniero o inventor. Así que, ¿quién no conoce a algún Fermín Ibarra?

jueves, 18 de enero de 2018

Presentación de un curso de música electrónica

En el día de hoy se ha llevado a cabo una presentación de un Curso de música electrónica a cargo del Área de Juventud del Excmo. Ayto. de El Cuervo de Sevilla. El objetivo no ha sido otro que animar a nuestros alumnos a que aprovechen la oferta de cursos y talleres que se ofrecen gratuitamente desde el Ayuntamiento y que por desgracia quedan muchas veces desiertos. Los cursos que han participado en esta presentación han sido los siguientes: 3º de ESO B y los tres 4º de ESO acompañados por los profesores D. Alejandro Rubio, D. Ángel García, D. Javier Pinteño y Dña, Juana Benítez.




Animamos al resto de los alumnos del centro, que no han podido estar en esta presentación, a que se apunten en este curso tan interesante. 

viernes, 12 de enero de 2018

Animación a la lectura

En estos días, el Departamento de Física y Química está recomendando a su alumnado de 3ºESO la lectura del libro "En Busca de Klingsor", de Jorge Volpi. No sólo esta animación lectora pretende buscar el placer por la lectura, sino que es una excusa para introducir el tema de "El átomo" que en estos días se está desarrollando en las clases de Física y Química.

Animamos al alumnado a acercarse a la Biblioteca de nuestro centro para descubrir el misterio de quién se esconde detrás de Klingsor, nombre en clave del responsable científico de diseñar la bomba atómica en la Alemania nazi de la Segunda Guerra Mundial.


Dejamos la reseña sobre este fabuloso libro recomendado:

"¿Quién es Klingsor? Detrás de este nombre en clave se oculta un personaje siniestro, o quizá sólo una leyenda. Los datos disponibles indican que es un científico para quien son familiares la mecánica cuántica, la teoría de la relatividad, las partículas subatómicas, la fisión, pero ante todo, que es consejero de Hitler y responsable de las estrategias científico-bélicas del Reich, entreellas, desarrollar la bomba atómica. Su búsqueda le es encomendada a Francis Bacon, físico teórico al que la guerra hará dejar de perseguir resultados científicos para perseguir seres humanos. Lo asiste en sus pesquisas Gustav Links, matemático que participó en un atentado fallido contra el Führer. Novela que cuestiona a la ciencia, cuyos avances pueden ser plataformas del Mal; narración de suspense en donde se vuelve ominosa la sensación de perseguir a un fantasma; relato de una época y de un mundo que no hemos terminado de conocer: todo eso es esta obra, pero también mucho más."

Disponible en tu Biblioteca. ¡No te lo pierdas!