lunes, 22 de febrero de 2016

FCPC.INFORME Nº 16.HISTORIA DEL ESCUDO NAZARÍ CON LOS ALUMNOS DE ARTE.DPTO. CCSS.LUIS FERNÁNDEZ




El proyecto de la Formación en Centro La Pieza del Cuatrimestre sigue su andadura, y en esta ocasión os ofrecemos una reseña de la actividad que han protagonizado el profesor Luis Fernández y los alumnos de Historia del Arte de 2º de Bachillerato. Concretamente, se ha centrado en profundizar en los diferentes aspectos (tanto artísticos como históricos) que nos ofrece el escudo de la dinastía nazarí de Granada, escudo que podemos contemplar en la yesería que ofrecemos en la primera balda de nuestra vitrina de réplicas arqueológicas.
 
A continuación, os transcribimos el contenido de la actividad que ha aplicado nuestro compañero del Departamento de CCSS, Geografía e Historia.


"EL ESCUDO NAZARÍ
Tras la batalla de Las Navas de Tolosa (1212), el territorio musulmán en la península se redujo bastante y se fragmentó en los denominados Terceros Reinos de Taifas. El único de estos reinos que sobrevivió hasta el final de la Reconquista fue el reino de Granada. En 1232, Muhammad ibn Yusuf ibn Nasr, apodado Al-Ahmar, perteneciente a la familia nasrí o nazarí, se convirtió en el primer sultán de esta dinastía con el nombre de Muhammad I.
El nuevo reino y la nueva dinastía granadina necesitaban un sello propio, un emblema o símbolo que los identificase y los diferenciase del resto del mundo musulmán. De esta forma, se fue configurando el escudo nazarí, del que podemos diferenciar las siguientes partes:

 
EL LEMA O DIVISA
Wa la galib illa Allah:  No hay vencedor sino Dios o Solo Dios es vencedor.
Existen dos versiones sobre el origen de este lema:
1ª.         El lema habría sido obra divina:
Se decía que en la víspera de la batalla de Alarcos (1195), “apareció en los espacios un ángel montado en un caballo blanco, tremolando una bandera”, con la leyenda: wa la galib illa Allah. Lo que sí parece cierto es que, según diversas fuentes andalusíes, el lema figuraba en la bandera blanca que portaba el califa almohade en dicha batalla.
Años más tarde, en 1238, después de la victoria del ejército granadino sobre las tropas castellanas en la batalla de Arjona, Muammad I entró triunfal en Granada, siendo recibido por la población con gritos de “Bienvenido el vencedor por la gracia de Dios” , a lo que él respondió: No hay vencedor sino Dios (wa la galib illa Allah). Quería mostrar así, que el éxito de la victoria no era obra suya, sino de la voluntad de Dios, a la cual se sometía.
 Muhamad I  sentía cierta admiración por los almohades y, probablemente, la victoria de Arjona, pudo entenderla en cierto modo como una emulación de la batalla de Alarcos. El lema utilizado por el califa almohade , lo hizo suyo, se apropió de él, consiguiendo de este modo un símbolo político-religioso para el nuevo reino y la legitimidad que le concedía el hecho de usar un lema creado por Dios.
 
 2ª.   El lema habría sido consecuencia del arrepentimiento.
El reino nazarí de Granada sobrevivió dos siglos y medio  gracias a que se convirtió en Estado vasallo de Castilla. Granada pagaba tributo a Castilla además de prestarle ayuda militar. En este contexto, en 1248 los castellanos conquistaron el reino taifa de Sevilla con el apoyo del ejército granadino.
Al regreso a Granada, Mohammad I (Al-Ahmar) fué recibido por la población al grito de ¡vencedor, vencedor!. Pero para él no había sido una victoria agradable, sino amarga puesto que venía de colaborar en la derrota definitiva del reino hermano de Sevilla. Por ello, a los gritos de victoria de los granadinos respondió con la frase “wa la galib illa Allah”. En este caso, la frase muestra que el propio Al-Ahmar no se consideraba digno de ser llamado vencedor, por lo que el único que podía serlo era solo Dios.
       En cualquier caso, y sea cual fuere su origen, Mohammad I, como fundador de la dinastía nazarí tomó esta frase, que sería utilizada por el resto de sultanes hasta el final del reino. En el interior de la Alhambra la expresión aparece cerca de 2.000 veces.

LA BANDA
La banda dorada que cruza el escudo nazarí tiene su origen, al parecer, en la Banda de Castilla, que era el distintivo tomado por el ejército para indicar la presencia del rey en la batalla. Esa banda, en cuyos extremos había dos cabezas de leones, aparecía en los estandartes castellanos como señal para advertir de la posición del monarca y poder distinguirlo en la batalla.

Aunque su origen es romano y ya había sido utilizado por los condes de Castilla, parece ser que es a partir del rey castellano Alfonso XI (s. XIV), cuando esta banda se incorpora a la heráldica castellana.
Los caballeros del ejército del rey llevaban una especie de banda o correa transversal en el pecho para sujetar la espada. Después de la lucha, cuando se quitaban la banda, les quedaba una franja en peto sin manchas de sangre.
 Esa imagen de lucha y sacrificio fue adoptada por Alfonso XI para fundar en 1332 la Orden de la Banda o Banda Real de Castilla, sólo concedida a los mejores caballeros del reino, los cuales colocaron la banda de oro en su escudo
A la muerte Alfonso XI, su hijo, Pedro I “El cruel” continuó otorgándole a la Orden una gran importancia. Su amistad con el sultán nazarí, Muhammad V (1350-1390), hizo que este fuera nombrado caballero de la Orden. El rey granadino adoptó este motivo para su escudo (quitándole las dos cabezas de leones de la que constaba el escudo cristiano), incluyéndole el lema nazarí: Wa la galib Illa Allah.
Algunos opinan que la fundación de la Orden Militar de la Banda es anterior a Fernando III, e incluso que Mohammad I al-Ahmar habría recibido de dicho rey, un estandarte terciado en banda de oro en campo gul como agradecimiento por la conquista de Sevilla.
EL CAMPO
Sobre el color rojo del campo del escudo también hay algunas versiones:
-         Origen castellano:  Habría sido Alfonso XI quien, al nombrar a Muhammad V miembro de la Orden de la Banda Real de Castilla, le otorgase la banda y, por extensión, también se adoptase el campo rojo.  Otra versión defiende que Fernando III el santo entregó a Muhammad I un estandarte con una banda de oro en campo gul (rojo) como agradecimiento por su ayuda en la conquista de Sevilla.

-         Origen nazarí: Otra versión parte de la base del color rojo del pelo de Muhammad I. De ahí su sobrenombre: al-Ahmar (el rojo, en árabe). Este dato es correcto, lo que no resulta fundamentado es que el fundador de la dinastía adoptase el campo rojo del escudo del nuevo reino por este rasgo físico.

EL ESCUDO
Todos estos elementos que se han analizado con anterioridad (lema, banda, color de campo) se unen en el escudo propiamente dicha, un escudo de tipo apuntado, gótico, propio del siglo XIV, similar a otros utilizados en casas nobiliarias cristianas o similar, por ejemplo, al de la corona de Aragón.
Por lo tanto, el escudo completo, tal y como lo conocemos, no fue adoptado por Muhammad I al-Ahmar ni tampoco por sus sucesores inmediatos. Será en el siglo XIV, y más específicamente en su segunda mitad, bajo el reinado de Muhammad V, cuando los muros de la Alhambra, entre lacerías y atauriques, se llenen con el escudo de la banda."