Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos

Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos
Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos. Pincha sobre la imagen para ir al enlace

martes, 23 de octubre de 2012

Popkesí: Alaska y los Pegamoides


Nuestro programa de hoy está dedicado a un grupo fundamental en nuestra música pop y piedra angular de la Movida: estamos hablando de Alaska y los Pegamoides, un grupo en el que se dieron cita algunos de los mejores talentos de nuestra música,
 De la disolución de Kaka de Luxe a finales del 78 surgió toda una pléyade de grupos entre los que brillaba con luz propia Alaska y los Pegamoides. Según Salvador Domínguez el Big Bang de la nueva ola madrileña fue el concierto homenaje a Canito, batería de Tos, en febrero del 80 en la Escuela de Caminos. Allí los Pegamoides presentaron su casi definitiva formación tras unos meses en los que pasaron numerosos músicos por el grupo.

Hispavox fichó rápidamente al grupo que empezaba y que tocaba fatal pero que contaba con el tándem Berlanga-Canut que nos daría algunas de las mejores canciones de nuestra pequeña historia musical. El productor, Julián Ruiz, se las vio y se las deseó para sacar el disco adelante. De ese single, de 1980, hemos elegido Horror en el Hipermercado y El hospital, cantada por Carlos Berlanga porque Julián Ruiz convenció a Alaska de que el tema no era apropiado para ella. El diseño del disco fue de Costus, por cuyo piso en C/ Palma pasó lo más granado de la Movida. 

La formación clásica de Alaska y los Pegamoides unía a cinco genios de fuerte y bien definida personalidad y eso fue también la causa de su pronta separación. Eran Olvido Gara, Alaska (voz), Carlos Berlanga (Guitarra y voz), Nacho Canut (bajo), Ana Curra (teclados y coros) y Eduardo Benavente que se sumó al grupo en marzo del 80 como batería. A principios del 81 graban, producidos por ellos mismos, un nuevo disco de tres canciones, de él hemos elegido otra delicia pop: Otra dimensión (con su mágico estribillo: Aquí perdido sin tu amor entre humanoides de color.) y Bote de Colón que al más puro estilo pop-art usa elementos sencillos (como una letra simple, música de palomitas y falsete) para poner en entredicho algo tan pop como la fama efímera. La fantástica portada, con Eduardo con falda escocesa y con un look más siniestro tras el viaje de Olvido, Ana y Eduardo a Londres en Octubre del 80, es del prestigioso Gorka Dúo que fotografió a Andy Warhol cuando vino a Madrid en 1983. Este single terminó por encumbrarlos como iconos indiscutibles de la Movida.

A comienzos del 81 Hispavox debía renovarles el contrato pero la relación entre el grupo y la compañía se deterioraba por momentos. Hispavox decide firmar sólo a Alaska, Ana y Carlos y relegar a los rebeldes Eduardo y Nacho. Esto hace que ambos se vayan temporalmente del grupo y formen Parálisis Permanente. Ana y Alaska reconducen la situación para que el grupo no pase prematuramente a mejor vida. Pero todavía quedaba un as en la manga: un tema bailable y radiable: Bailando que será el mayor éxito del grupo y que se editó en  Portugal,  Holanda, Canadá, o Reino Unido en una versión para el mercado anglosajón titulada "Dancing".

El primer y a la postre único Lp de Alaska y los Pegamoides tardó en grabarse 10 meses, entre mayo del 81 y marzo del 82 ya que Hispavox sólo les dejaba utilizar el estudio cuando lo dejaban libre otros artistas y tampoco podían corregir a su conveniencia la mesa de mezclas. Aprovechando los parones en la grabación hicieron gira por todo el país de manera que, cuando acabaron de grabar, habían tocado los temas cientos de veces y eran conocidos por el público; de ahí el extraño título para un primer disco: “Grandes éxitos”.

El álbum supone una retrospectiva de un grupo irrepetible. Es un puzzle donde se dan cita todas las influencias y gustos de los componentes del grupo. Entre ellas destacan las canciones del dúo Berlanga-Canut, que se hacían cargo casi por decreto de la mayoría de las composiciones. Son los temas más pop, bailables y luminosos como Rosa y Verde o la inclasificable La Tribu de las Chochoni con letra del genial Fabio McNamara inspirada en toda una filosofía de vida que se plasmó en la exposición el “Chochonismo ilustrado” de la Galería Vijande.

A finales del 81, con el Lp a medio grabar, Berlanga deja el grupo, aunque seguiría apareciendo por el estudio para completarlo, porque cada vez estaba más a disgusto con la nueva tendencia estética y de sonido del grupo, más afterpunk y oscura y en la que Eduardo estaba tomando el liderazgo. Muchas de estas composiciones sólo se conservan en maquetas o en actuaciones en directo que se editaron posteriormente. A medio camino se encuentra el segundo single: La Línea se cortó en la que Nacho y Carlos dejaron participar a Eduardo en la composición. Hemos elegido la versión del single que se regrabó con Ana en la segunda voz y ya sin Carlos que la cantaba en el Lp. Ante la espantada de Carlos, Eduardo coge la guitarra y deja la batería que pasa a Toti Árboles, viejo compañero en Plástico. A mediados del 82, ante el bombazo de Bailando, las ventas de sus discos se disparan: con más de 85.000 unidades entre elepes, singles y cassetes sin contar las reediciones posteriores en cd. Además su vinculación a las nuevas corrientes musicales los hacían aún más atractivos para el público. Pero el fin estaba cerca cono anuncia el precioso y melancólico Llegando hasta el final de Berlanga-Canut que preludia ya a Dinarama, el nuevo proyecto de Carlos.

Tras el verano del 82 Nacho abandona el grupo y se une a Dinarama. Ana y Eduardo están centrados en Parálisis Permanente.. Alaska no encuentra sentido a seguir y decide disolver el grupo, pero los Pegamoides tienen todavía algunos conciertos contratados, así que deciden editar un magnífico flexidisco de despedida para regalar al público asistente a los mismos en noviembre del 82 en la Escuela de Caminos. El flexi se abría con En el jardín que sigue la línea oscura de la última etapa del grupo. En diciembre del 82 Alaska y los Pegamoides anunciaban oficialmente su separación. Comenzaba una nueva etapa para todos pero eso es ya otra historia.

Fuentes:

Domínguez, Salvador:  Los hijos del Rock. Los grupos hispanos 1975-1989. Ed. Fundación autor / Sgae. Madrid, 2004.
http://lafonoteca.net/grupos/alaska-y-los-pegamoides
http://es.wikipedia.org/wiki/Alaska_y_los_Pegamoides
http://bastetglasba.blogspot.com.es/2011/05/alaska-y-los-pegamoidesalaska-y.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Movida_madrile%C3%B1a

1 comentario:

GEHA dijo...

Si tuviera que elegir a un grupo emblemático del pop español de los inicios de la denominada “movida” me quedaría con éste. Sus referenciales canciones evocan, como pocas, una época brillante y muy creativa. Asimismo, para los que tenemos una cierta edad, tienen la capacidad de trasladarnos a los años felices de la juventud. Para el que escribe, estas músicas son la banda sonora del comienzo de algunas de las mejores amistades que aún hoy tengo la suerte de seguir disfrutando. Por ello, la objetividad al valorar lo que escuchamos en esta nueva entrega del excelente “Popkesí” está comprometida. No obstante, no exagero si afirmo que, independientemente de estas querencias tan subjetivas, Carlos Berlanga, Alaska, Ana Curra o Nacho Canut son algunos de los nombres más influyentes del pop hispano. Su capacidad para mezclar, de modo ecléctico, distintas corrientes de procedencia diversa ayudó a la actualización y renovación de una producción musical que no hubiera sido la misma sin ellos. La cegadora luz que emanaba de su propuesta, sin embargo, fue fugaz. Quizás, tanta intensidad era difícil de sostener por mucho tiempo y el grupo se disolvió demasiado pronto. Afortunadamente, sus componentes siguieron regalándonos su talento desde diferentes proyectos y algunos, felizmente, siguen hoy en activo. Agradezco a los responsables del programa el delicioso rato que me han procurado con este evocador viaje musical. Imagino que para los afortunados alumnos del IES “Laguna de Tollón” estas músicas son tan lejanas como para los jóvenes de entonces las de Carlos Gardel o Cole Porter, pero, cuando se vuelve a los clásicos –y Pegamoides ya tiene esa categoría- se conocen canciones que quizás nos acompañen durante el resto de nuestra vida. Enhorabuena por esta impagable labor de descubrimiento de estas composiciones a los jóvenes de hoy.