miércoles, 22 de febrero de 2017

JORNADAS CULTURALES 22 de febrero. EXPERIMENTOS CASEROS CON ALIMENTOS

En las Jornadas Culturales del 2015, el Departamento de Física y Química propuso como actividad el I Taller de Experimentos Caseros con Alimentos. El éxito y el desarrollo de este taller fueron magníficos, es por ello que este año hemos vuelto a ofertar la segunda edición.

En el día de hoy, 22 de febrero, el alumnado de 4ºESO-A ha podido participar en el desarrollo de siete prácticas de laboratorio, donde los alimentos y el material casero han sido los protagonistas. 

  


La mayoría de las prácticas fueron seleccionadas a partir de una página web denominada "gominolas de petróleo", que en su día nuestro antiguo y querido compañero David Núñez aportó al Departamento de Física y Química como recursos educativos y divulgativos de la Ciencia. Desde aquí un fuerte abrazo.

Para ello y siempre en la línea de divulgar la Ciencia y dar explicaciones a los fenómenos cotidianos, el alumnado de 4ºESO-A fue obsequiado a su entrada en el laboratorio de Física y Química con un cuadernillo donde, además de presentar las diferentes prácticas que se iban a desarrollar, se daba una pequeña explicación científica que justificaba los resultados observados.



La primera práctica, que ya se puso en marcha hacía dos días, consistía en "desnudar" un huevo, introduciéndolo en un vaso con vinagre para conseguir una reacción química que como resultado tenía la transformación del carbonato cálcico de la cáscara del huevo en otras sustancias, algunas gaseosas, de ahí a las burbujas que se desprendían.

El alumnado pudo comprobar cómo después de 24 y 48 horas el huevo era blando al tacto, y cuantos más días hubiese estado sumergido en vinagre, más translúcido se volvía.


   
En segundo lugar,  la alumna Violeta G., infló un globo sin soplar, gracias a los gases que se desprendían en la reacción química entre el vinagre y el bicarbonato.



  


A continuación, una de las experiencias más dulces del taller de alimentos fue la fabricación de un helado casero, donde gracias a la mezcla de hielo picado con sal se consiguió bajar el punto de solidificación, y por tanto, la mezcla de nata líquida, azúcar moreno y sabor de vainilla se solidificó en un delicioso helado del que nuestro alumnado pudo dar buena cuenta. Agradecemos a Cristian por su paciencia a la hora de mezclar durante 10 minutos las sustancias que enfriaron el bote a temperaturas muy por debajo de los 0ºC, debiéndose proteger con unos guantes para no congelarse las manos en el proceso.



 


El siguiente experimento casero consistió en echar un 2% de leche a dos botellas de coca-cola, rompiendo el equilibrio entre las proteínas de la leche, creando grandes moléculas que al precipitar "arrastraban" el color del refresco, consiguiendo un refresco invisible. Actualmente esta práctica está en proceso. Aportaremos nuevas imágenes cuando transcurran algunas horas más y podremos observar cómo los grandes agregados están en el fondo del recipiente del refresco.

Aprovechando que el envase de leche estaba abierto, procedimos a crear una explosión de leche con colores. Mientras varias alumnas de 4ºA machacaban en el mortero tizas de colores para crear los pigmentos, otros alumnos vertían leche en dos cristalizadores. Colocando los pigmentos encima, quedaban flotando en su centro. En el momento en el cual se tocó levemente el centro de la leche con un bastoncillo de los oídos impregnados de jabón lavavajillas, se rompió la tensión superficial del líquido, logrando bonitas y espectaculares formas de colores.





La química de la lombarda nos proporcionó un indicador casero de pH, ya que el extracto de las hojas de la lombarda tiñe de rojo a las sustancias ácidas - como el vinagre o el limón- y de azul a las sustancias básicas -como el bicarbonato-. El alumnado experimentó con diferentes sustancias que fueron colocando en tubos de ensayo, observándose el cambio a rojo a azul al verter un poco de extracto de lombarda.

Por último, y debido a la premura de tiempo, sólo pudimos terminar nuestro taller con la fabricación de piruletas de azúcar (un año más nos hemos quedado sin poder extraer el ADN de las fresas). Diluyendo en agua caliente  dos vasos de azúcar para conseguir una solución sobresaturada, se introdujeron palitos de madera que iban a ser nuestros puntos de anclaje para la formación de cristales de sacarosa.



Las piruletas están en proceso de fabricación. ¡Las próximas semanas seguiremos informando sobre cómo van creciendo los cristales de azúcar!

Gracias al alumnado de 4ºA participante y a la profesora del Departamento de Física y Química, Silvia Antón, por su inestimable ayuda a la hora de la realización de los experimentos.