Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos

Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos
Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos. Pincha sobre la imagen para ir al enlace

martes, 21 de enero de 2014

De los Titanes a la primera generación de olímpicos.

Enlazando con el programa anterior dedicado a las cosmogonías o a los relatos mitológicos que explican el origen del mundo, hoy se ha abordado en esta sección radiofónica el nacimiento de los titanes y de las titánidas. 

Hesíodo en su Teogonía, una obra escrita el el siglo VIII a. C., nos cuenta que al principio de todo solo existían el Caos (la vorágine), Gea (la tierra surgida del Caos) y Eros (el principio reproductor que da lugar a la vida). Caos dio lugar a Érebo (la oscuridad profunda) y a la Noche, los cuales al unirse posteriormente engendraron a Éter (la luz del cielo) y a Hémera (el día luminoso); y Gea por sí misma engendró a Urano (el cielo) y a Ponto (el mar profundo). 

Después el cielo (Urano) y la tierra (Gea) se unieron, dando lugar a los Titanes (Océano, Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto y Crono) y a las Titánides (Tía, Rea, Temis, Mnemosine, Febe y Tetis), los cuales representan la primera generación divina, que se unieron a su vez para dar lugar a otras deidades secundarias. 


"La caída de los titanes", P.P. Rubens (1577-1640)
"Crono armado con una hoz
para matar a su padre" (1811)
"La castración de Urano", G. Vasari (1511.1574) y
C. Gherardi (1508-1556)
La mitología cuenta que Urano sintió rechazo hacia sus hijos nada más nacer, de tal manera que Gea se vio obligada a esconderlos en su interior. Pero llegó un momento en el que el miedo a que Urano la descubriera fue tan grande, que decidió pedirle ayuda a Crono. Este aceptó la petición y con una hoz fabricada con el acero del vientre de su propia madre castró a su padre. Y así fue como el cielo (Urano) se separó por completo de la tierra (Gea) y dejó espacio para que sus hijos y descendientes pudieran procrear.  


Después de este hecho los Titanes y su hermanas, las Titánides, se unieron y dieron lugar a la segunda generación de dioses. De estas uniones destaca por su importancia la de Crono y Rea, a la que ya hemos hecho referencia en un programa de radio anterior.

"Crono devorando a sus hijos",
P.P. Rubens (1577-1640)
Recordad que tras la castración de Urano, los hermanos Crono y Rea engendraron a Hestia, Deméter, Hera, Hades, Posidón y Zeus, y que de nuevo la tragedia se cirnió sobre los dioses porque Gea y Urano advirtieron a su hijo Crono que uno de sus vástagos lo destronaría. Por tal motivo, Crono -en uno de los episodios más desgarradores de la mitología griega- decidió comerse uno a uno a sus hijos conforme iban naciendo.

Y bueno, como ya dijimos en un "Carpe diem" anterior, Zeus fue salvado gracias al  engaño de su madre Rea y cuando llegó a la edad adulta liberó a todos sus hermanos de su cruel padre.

Este fue el comienzo de una larga y cruenta lucha entre la nueva generación de dioses y los Titanes, pero esto ya es otra historia de la que hablaremos la semana que viene en la sección Carpe diem

Como siempre agradecemos a los alumnos de 4º de ESO su inestimable colaboración en la radio escolar.




Bibliografía de la biblioteca escolar  consultada por los alumnos:

Parisi, MelaniaLa mitología clásica. Dioses y héroes griegos y romanos , Editex, 2001, pp. 7-11
Pierre Grimal, Diccionario de mitología griega y romana, Paidós Ibérica 2010, p. 521

No hay comentarios: