Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos

Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos
Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos. Pincha sobre la imagen para ir al enlace

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Popkesí: Le Mans


Hoy dedicamos nuestro programa a Le Mans, uno de los máximos exponentes de lo que se llamó en los 90 Donosti Sound. Le Mans comienza a principios de esa década en San Sebastián cuando Aventuras de Kirlian incluye un nuevo componente y cambia de nombre. El grupo estuvo formado durante toda su carrera por Peru Izeta, Gorka Ochoa, Jone Gabarain, Ibon Errazkin y Teresa Iturrioz.
 
En  el verano del 91 comienzan a grabar intermitentemente su disco de debut que verá la luz en el 93 con el título de “Le Mans” y del que hemos seleccinado Un rayo de Sol.  Este primer disco fue su carta de presentación pero no quedaron contentos con el resultado y es que su sonido poco tenía que ver con el que nos mostrarían en sus siguientes trabajos.

 
En el verano del 94 publican “Entresemana” un disco de ocho canciones que supone un antes y un después en la trayectoria del grupo y que marca el inicio del universo Le Mans con canciones que cuentan la belleza de lo cotidiano impregnadas de nostalgia y melancolía con reminiscencias de Astrud Gilberto y Vainica Doble como observamos y sentimos en Canción de si tú me quieres. Rápidamente el grupo alcanzaba una madurez que los alejaba del sonido ingenuo de su primer disco.

En el 95 editan el sorprendente “Zerbina” que daba un nuevo giro a la carrera de Le Mans. Es un disco de siete cortes pero de dos únicas canciones, Zerbina, con cinco remezclas y las dos versiones de Un rayo de sol. Este trabajo es un ejemplo de cómo los nuevos sonidos de la época influían en el grupo. El resultado es un disco moderno, cosmopolita, urbano y electrónico de ritmos que beben del emergente trip-hop, el jungle o el ambient. El disco, sin dejar de sonar a Le Mans, es un punto y aparte en la carrera del grupo y abre una senda que no abandonarían totalmente.

En el 96 vuelven con “Saudade” a sus raíces donostiarras con un  protagonismo absoluto de los arreglos de cuerda que se convierten en su sello distintivo. El disco es, en gran parte, instrumental y en él apenas hay cambios de ritmo. De principio a fin todo está sumido en una envolvente melancolía en lo que incide la suave voz de Jone Gabarain. Sirva como ejemplo Canción de puede ser. Saudade supuso la consolidación de Le Mans en el panorama español e impulsó su carrera internacional con la edición del disco en Japón aunque sus discos también se han editado en EEUU, Alemania o Argentina. Sin duda nunca hubo mejo título para un álbum.

También en el 96 editan “Jonathan Jeremiah”, un disco de tres canciones del que oímos la que le da título: Jonathan Jeremiah, un original experimento repleto de emoción y sentimiento con la guitarra desnuda de Ibon Errazkin que dibuja una subyugante melodía. El disco se cerraba con "Ama hil zaigu", una versión del tema del cantautor vasco Mikel Laboa. Ese mismo año, en agosto, Le Mans ofrecería su último concierto, en el Bar Baroco de Gijón. Lejos quedaba el año 90 cuando el dueño de la Sala el Sótano de Gijón les canceló el segundo día de actuación porque le parecían deprimentes.

Como adelanto al que sería su última obra aparece en 1997 “Mi novela autobiográfica” con una enigmática portada con una F en negro sobre fondo blanco. Este disco continúa la línea de Saudade con su etérea nostalgia y arreglos preciosistas pero con letras más maduras. Oímos la canción que da título al Ep: Mi novela autobiográfica, un tema que nos presenta la desmotivación absoluta del que no siente interés por ninguna de las formas posibles de pasar la vida preguntándose  “si en la realidad sólo hay ilusión pero nada más”.  El Ep termina con Catástrofe nº 17, que en 2003 sería el título del recopilatorio de todos sus singles.

En 1998, y siguiendo la estela del trabajo anterior con el mismo formato y diseño de portada pero con una I en lugar de la F, editan un nuevo Ep de cuatro temas titulado “Yin Yang”. Es un disco con su propia personalidad, precioso e imprescindible, que se abre con la canción que le da título: Yin Yang, un canto al amor no correspondido desde la visión del que no ama. Nadie como Le Mans ha cantado de manera tan perfecta y minimalista  a la cotidianeidad.

En octubre de 1998 publican: "Aquí Vivía Yo", que sería su último disco y confirmaba lo que ya se preveía, su portada contenía una N que sumada a las dos anteriores completaba la palabra FIN. El disco recoge todo el bagaje del grupo con unas letras y una música que rozan la perfección y con él ponen punto final a su meritoria carrera con una auténtica obra maestra. No vino, estaba enferma o de vacaciones es una emotiva canción de amor que transmite el sentimiento nostálgico del que continúa amando. Hay que añadir que las portadas de Javier Aramburu contribuyeron a dar forma gráfica a la exquisitez musical de Le Mans.

Fuentes:
http://lafonoteca.net/grupos/le-mans
http://elefant.com/grupos/le-mans/biografia
http://es.wikipedia.org/wiki/Le_Mans_(banda)
http://es.wikipedia.org/wiki/Trip_hop
http://es.wikipedia.org/wiki/Jungle
http://es.wikipedia.org/wiki/Ambient

1 comentario:

GEHA dijo...

Agradezco al responsable del siempre entretenido e interesante programa “Popkesí” el que le haya dedicado un programa a uno de los grupos que mejor ejemplifica las singularidades del pop donostiarra, un amplio conjunto de intérpretes y compositores que tienen unos rasgos creativos de marcada personalidad. Soy especialmente sensible a las obras (cinematográficas, literarias o musicales) que buscan su inspiración en la belleza de los pequeños asuntos cotidianos, en la poesía que contienen esos episodios sin aparente importancia, que pasan desapercibidos si no se está atento a ellos. Le Mans ofrece mucho de esto a través de una exquisita sensibilidad para captar los rasgos más emocionantes, melancólicos o perturbadores de nuestra más inmediata realidad.

Estoy de acuerdo con Alfonso en que la música de Le Mans es magnífica desde muchos puntos de vista; a mi juicio, particularmente en lo que se refiere a la instrumentación transparente e imaginativa, el hábil manejo del ritmo y la armonía, la perfecta adaptación melódica de las letras y la (por decirlo de algún modo) amable originalidad que inunda su trayectoria. Sólo discrepo con el conductor del programa en una cuestión: el disco “Aquí Vivía Yo” no roza la perfección. En mi opinión, es simplemente perfecto.