Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos

Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos
Entorno Informacional Específico sobre la Laguna de los Tollos. Pincha sobre la imagen para ir al enlace

viernes, 22 de octubre de 2010

Enfermos del libro.

Hoy finaliza nuestra Feria del Libro, uno de los eventos más destacados en la dinámica de animación a la lectura y acercamiento a los libros que nuestra biblioteca lleva realizando desde hace varios años. La respuesta de los alumnos, de los profesores y de la librería El Laberinto ha sido extraordinaria como en años anteriores. De paso agradecemos al Departamento de Educación Plástica y Visual el estupendo cartel que ha realizado para la ocasión.

Decíamos, el miércoles que incluiríamos en estos días algunas referencias o citas sobre libros que hablan de libros, y para el día de hoy, coincidiendo con la finalización de este evento, hemos seleccionado un precioso libro titulado Enfermos del libro. Breviario personal de bibliopatías propias y ajenas de Miguel Albero publicado por la Universidad de Sevilla en el año 2009.



Se recogen en este "breviario personal" las más curiosas bibliopatías existentes: bibliocleptomanía (lectores en libro ajeno), bibliofagia (devoradores literales de libros), bibliofobia (aversión a los libros), bibliofilia (libro veo, libro quiero) o biblioclastia (quema de libros) Se trata de un exquisito texto para aquellos que somos amantes de los libros, por tanto es muy muy recomendable. Terminamos este artículo con una preciosa cita incluida en el prólogo de este libro, que creo que recoge muy bien un deseo común de todos los que de alguna manera sufrimos esta enfermedad:
"Como todos los enfermos del coleccionismo de libros, soy propietario de dos bibliotecas: la primera la forman los libros que tengo, la segunda los libros que busco y quisiera tener. La primera se derrama por estanterías que van colonizando la casa, se agiganta a pasos improvisados que van formándose poco a poco y esperan un rato de asueto en que sea capaz de acomodarlos (...) Pero también tengo, otra biblioteca: la invisible, la de los libros que busco, que forman mi desiderata, de la que seguramente, de aquí a que me muera, sólo lograré tachar unas cuantas líneas de las muchas que la componen (....) En esto consiste esta rara enfermedad: en ir traspasando volúmenes de una biblioteca, la invisible, a la otra, la visible"

No hay comentarios: