domingo, 22 de mayo de 2016

Día Internacional de la Biodiversidad: Linderiella baetica, una guerra de linajes

Para conmemorar que hoy, 22 de mayo, se celebra el Día Internacional de la Biodiversidad, os hacemos una breve introducción sobre la historia de Linderiella baetica y su situación actual. Forma parte de la introducción de nuestro programa del próximo martes, "Cita con la Naturaleza" que dedicaremos a este curioso anostráceo (crustáceo).

El siguiente texto, es la introducción de la revista Quercus de Enero de 2010, en el que Juan García de Loma, Carlos M. Garcia y  Miguel Alonso hablan del descubrimiento de la especie:
"Crear un marco adecuado para reflexionar sobre los anostráceos y su conservación requiere trasladarse muy atrás en el tiempo. A un planeta en el que las formas unicelulares fueron las únicas presentes durante miles de millones de años y en el que, en un momento dado- en el Cámbrico, hace unos 500 millones de años-, comenzaron a diferenciarse los metazoos. Desde entonces comenzó a librarse una dura guerra evolutiva que aún persiste en nuestros días, una guerra de linajes en la que se sostuvieron largas y continuadas batallas por la supervivencia. Los principales eventos de esta lucha se dieron sobre todo en el mar. La selección natural determinó que numerosas especies se extinguieran debido a que las especies que las representaban eran repetidamente diezmadas por nuevos depredadores, no podían adaptarse a los cambios ambientales o se veían desplazadas por sus competidores.

En el Cámbrico, por ejemplo, dominaban el mar grandes depredadores precursores de los artrópodos como el soberbio Anomalocaris, cuyo aspecto era semejante al de un gigantesco anostráceo. Anomalocaris es sólo un ejemplo de uno de esos linajes que perdieron la batalla y se extinguieron, ya que no pudieron sobrevivir a la expansión y diversificación de otros grupos. En esta lejana época, cuando la futura aparición del hombre sobre la Tierra era sólo una remota posibilidad, ya aparecieron precursores de los anostráceos actuales como Rehbachiella. Este hecho permite considerar a los anostráceos como un grupo muy antiguo de linaje, que persiste sobre la faz del planeta desde los mismos principios de esa lucha encarnizada entre metazoos.
Sin embargo, se da la paradoja de que ese grupo es, al mismo tiempo que un antiguo y duro superviviente, también en parte un derrotado, ya que se ha visto confinado a unos pocos hábitats acuáticos continentales muy particulares, que le sirven de refugio ante la competencia y la depredación. En efecto, los anostráceos, presas fáciles para peces y otros depredadores acuáticos, se refugian en cuerpos de agua difíciles de colonizar o donde la depredación es menos intensa. Los encontraremos en aguas efímeras, poco profundas o recubiertas de un denso tapiz de carófitos o plantas acuáticas. La adaptación a estos hábitats extremos ha constituido su tabla de salvación en esa guerra de cientos de millones de años."...

 Para evitar que esta especie desaparezca, tras millones de años de evolución se está intentando introducir en las zonas próximas a la laguna de los Tollos, donde se crre que pudo habitar.
Miembros de la SGHN tomando sedimento de Carretones para hacer una traslocación a las charcas temporales próximas a la Laguna de los Tollos
Tomando datos de conductividad para elegir la charca más apropiada para la traslocación


2 comentarios:

Cristina Frías dijo...

Gracias Ana por este artículo, realmente parece toda una "guerra de los mundos" la lucha por la adaptación y la supervivencia. Gracias también por enseñarme cuál es la posición natural de este crustáceo, tal y como se aprecia en la foto.

Ana Retamero dijo...

Así es Cristina, millones de años evolucionando por selección natural, debido a que podían sobrevivir en situaciones extremas como la total desecación de las lagunas y, ahora, está a punto de extinguirse por la destrucción de su hábitat. La gente desprecia esas zonas encharcadas próximas a las ciudades y, fíjate, estan en nuestro planeta muchísimo antes que nosotros. Han sobrevivido a muchos depredadores, competidores, cambios ambientales, pero tal vez no puedan superar nuestro tremendo deseo de convertir en cemento todo lo natural.
Cuando todo el planeta sea de asfalto, ladrillo y pvc, como muchos querrían, creo que también nos va a ir bastante mal a nosotros.Y lo peor es que eso no está ocurriendo a escala geológica, sino demasiado rápido.