viernes, 9 de diciembre de 2016

10 Diciembre: Declaración Universal de Derechos Humanos

Los derechos humanos forman parte del currículo de cualquier asignatura, bien de forma directa o bien de manera transversal, aunque parece más idóneo incardinar esta actividad dentro de las clases de dibujo, ética, religión, alternativa, sociales, historia, tutoría, etc.

El hambre en el mundo, la pobreza, las guerras, la inmigración, la tortura, la pena de muerte, la falta de agua potable, la explotación infantil, la esclavitud, carecer de una vivienda digna, no tener acceso a la educación, etc… son ejemplos que nos rodean diariamente en las noticias, y  deben poner de relieve la inquietud que nos causa por el no cumplimiento de los Derechos Humanos. Una revisión del Preámbulo de la Declaración de Derechos Humanos nos daría idea de lo mucho que queda aún por hacer.



En principio la Declaración Universal no obliga a nada. Como su nombre indica, la Declaración Universal es una relación de intenciones, pero desprovista de fuerza jurídica. En su preámbulo queda patente esta característica, refiriéndose a su contenido como "ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades". Su texto "insta al esfuerzo", pero no incluye mecanismos que obliguen al cumplimiento de sus contenidos.


Sin embargo, su valor y utilidad se manifiesta en distintos ámbitos: como referente ético internacional, como referente para posteriores documentos de las Naciones Unidas, o documentos regionales sobre Derechos Humanos, o bien para las constituciones nacionales que se han ido aprobando.

Aprobada el 10 de Diciembre de 1948 en la ONU, desde nuestro Centro hemos elaborado una propuesta de actividades para trabajar esta efemérides y que persigue como objetivos, tal y como el propio Preámbulo de la Declaración dice, promover desde la enseñanza y la educación el respeto por los Derechos Humanos y las libertades que se defienden, a la par que crear un clima de reflexión entre el alumnado sobre las noticias que nos rodean. 

Estas actividades motivadoras permiten trabajar los artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos a través de la música, las películas, el arte, las viñetas o los textos y noticias, para analizar la realidad social y el trabajo que queda por hacer.