domingo, 22 de marzo de 2015

POESÍA Y FLORA: La Égloga I, de Garcilaso de la Vega

Me encanta la Égloga I de Garcilaso de la Vega. Dos pastores lloran por penas de amor, pero, como es primavera y es la pluma de Garcilaso, todo se llena de color. La foto de una peonia acompaña a este fragmento del poema.



Por ti el silencio de la selva umbrosa,
por ti la esquividad y apartamiento               
del solitario monte me agradaba;
por ti la verde hierba, el fresco viento,
el blanco lirio y colorada rosa
y dulce primavera deseaba.
¡Ay, cuánto me engañaba!                          
¡Ay, cuán diferente era
y cuán de otra manera
lo que en tu falso pecho se escondía!
Bien claro con su voz me lo decía
la siniestra corneja, repitiendo                  
la desventura mía.
Salid sin duelo, lágrimas, corriendo.

1 comentario:

Ana Retamero dijo...

La peonia, también conocida como rosa maldita o rosa de monte, es una de las especies endémicas de la península ibérica más llamativa de nuestros bosques, por sus grandes flores rosas o rojizas. Pertenece a la familia Paeoniaceae y habita en matorrales de montaña, sotobosques de robledales, quejigares, encinares, alcornocales, dehesas y bosques de ribera.

Pienso en el verde y florido monte que el pastorcillo deseaba y me imagino una dehesa con peonías en primavera.