miércoles, 13 de abril de 2016

Una reflexión sobre el machismo a partir de la lectura de un fragmento de "Crónica de una muerte anunciada"

A partir de la lectura y análisis de este fragmento de Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez os ofrecemos la estupenda reflexión que ha hecho el alumno de 2º de Bachillerato A José Carlos Gómez:
"De modo que a Clotilde Armenta no le faltaba razón cuando le pareció que los gemelos no estaban tan resueltos como antes, y les sirvió una botella de gordolobo de vaporino con la esperanza de rematarlos. “¡Ese día me di cuenta –me dijo- de lo solas que estamos las mujeres en el mundo!” Pedro Vicario le pidió prestado los utensilios de afeitar de su marido, y ella le llevó la brocha, el jabón, el espejo de colgar y la máquina con la cuchilla nueva, pero él se afeitó con el cuchillo de destazar. Clotilde Armenta pensaba que eso fue el colmo del machismo. “Parecía un matón de cine”, me dijo. Sin embargo, él me explicó después, y era cierto, que en el cuartel había aprendido a afeitarse con navaja barbera, y nunca más lo pudo hacer de otro modo. Su hermano, por su parte, se afeitó del modo más humilde con la máquina prestada de don Rogelio de la Flor. Por último se bebieron la botella en silencio, muy despacio, contemplando con el aire lelo de los amanecidos la ventana apagada en la casa enfrente, mientras pasaban clientes fingidos comprando leche sin necesidad y preguntando por cosas de comer que no existían, con la intención de ver si era cierto que estaba esperando a Santiago Nasar para matarlo. Los hermanos Vicario no verían encenderse esa ventana. Santiago Nasar entró en su casa a las 4.20, pero no tuvo que encender ninguna luz para llegar al dormitorio porque el foco de la escalera permanecía encendido durante la noche. Se tiró sobre la cama en la oscuridad y con la ropa puesta, pues sólo le quedaba una hora para dormir, y así lo encontró Victoria Guzmán cuando subió a despertarlo para que recibiera al obispo".
Machismo. Nunca está de más preguntarse alguna vez ¿Qué es el machismo? Según la RAE, el machismo se define como la actitud o manera de pensar de quien sostiene que el hombre es por naturaleza superior a la mujer, también denominado falocracia.
Esto me lleva a pensar si el machismo o falocracia de los hermanos Vicario en el fragmento presentado puede terminar igual que en los casos fuera del libro, es decir, si traemos el machismo presentado en el fragmento a la actualidad. En este sentido se me hace (desgraciadamente) imposible poder contar las personas que han sufrido abusos, violaciones, abucheos, agresiones, incluso heridas mortales por culpa de esta actitud y  de esta forma de pensar. La reflexión de Clotilde en la novela Crónica de una muerte anunciada me hace pensar en los detonantes de que esta idea pase por la cabeza de alguien, llámense Pedro y Pablo Vicario o cualquier nombre si lo traemos a los numerosos casos actuales.
¿Cómo la idea del machismo puede llegar a la cabeza de hombre, adolescente o incluso niño? De nuevo, incontables. Ya sea por educación, inculcado por grupos de amigos, enseñado indirectamente en su día a día, etc.
La verdad, me alegra que cada vez haya menos víctimas y más denuncias hacía estas personas por cualquier abuso o daño tanto físico como verbal, aunque más allá de la idea de una actitud, se trata de una imposición de tu forma de pensar a la de otra persona porque como dijo el autor de este libro, Gabriel García Márquez “El machismo, tanto en los hombres como en las mujeres nos es más que la usurpación del derecho ajeno. Así de simple”.