martes, 1 de marzo de 2011

Orquídeas

Serapias parviflora
«Nunca, en toda mi vida, me ha interesado más un tema que este de las orquídeas», escribe Darwin en una carta el 13 de octubre de 1861. Cuentan que casi todas las partes de la flor están coadaptadas para la fertilización por los insectos, y son resultado de la selección natural. La orquídea, que es más sensible al tacto que cualquier nervio del cuerpo humano, y que era considerada, incluso por Darwin que era agnóstico, como la obra sublime de Dios, está intimidada.
Hay carneros mediáticos que se toman a broma todo eso del cambio climático como una nueva superstición de los progres de fortuna, pero los glaciares van errabundos por los mares y es verano en el invierno austral. Las más de 30.000 especies de orquídeas, música para los ojos, delicadezas hospitalizadas, hojas de amor sin escritura, ya no soportan el tostadero del globo, no resisten el solitrón. Encabezan, bajo la mirada planetaria de los alimoches, la lista de flores condenadas.
En México, las calaveritas, en Guatemala, las flores de la candelaria, en Cuzco, los pimpollos que se ponían en el cabello las vírgenes dedicadas al culto del sol, miles de orquídeas en sembrados y barbechos, en las riscas y en las vegas adelantan o retrasan la floración y se pudren. (...)
Ayer se presentó en Málaga Guía de campo de las orquídeas silvestres de Andalucía, de Manuel Becerra y Estrella Robles. Cuentan que esas plantas, que se asocian a los trópicos, sin embargo, florecen triunfalmente en Andalucía; también en la Serranía de Cuenca, entre los pétalos de piedra. No sabíamos de niños que las deslumbrantes flores de la Muela de San Felipe o del nacimiento del Río Cuervo, eran las gentiles orquídeas, tan bellas como mariposas que no volaran, de caprichosas y extrañas corolas.
La naturaleza dará la respuesta a los gobiernos del mundo, a la hipocresía política, como cuando Mao dio la orden de dejar China sin gorriones, ni ratas, ni moscas, y ocurrió algo extraordinario, cada vez había más chinos y menos gorriones, pero, después estallaron las epidemias y aumentó el hambre. La Madre Tierra se encabronó y escribió Neruda: «Cuando se fueron los enterradores, cantaron los pequeños enterrados, un trueno de gorriones pasó tronando por toda la tierra china. Era la voz de una tormenta planetaria».
RAÚL DEL POZO, El Mundo.
De nuevo volvemos con textos interesantes que han entrado o han sido propuestos en las Pruebas de Selectividad de Comentario de Texto de Lengua Castellana y Literatura en Andalucía. En esta ocasión hemos seleccionado "Orquídeas" de Raúl del Pozo, que como en el caso de "Olvidadas" de Rosa Montero, se propuso para Selectividad en junio de 2010, aunque el texto que salió finalmente fue el de "Sátiras" de Jon Juaristi.
TEMA. El cambio climático pone en peligro a una de las especies de flores más hermosas del mundo.
RESUMEN. Las orquídeas, consideradas por Darwin como una “obra sublime de Dios”, están en peligro de extinción debido a los efectos demoledores del cambio climático y al aumento de la temperatura en nuestro planeta, que provoca la desaparición de otras especies en la naturaleza, el deshielo de los polos o que sea verano en el “invierno austral”. Nuestro planeta está cambiando, a pesar de que algunos no se lo tomen en serio, y las orquídeas –propias del clima tropical-, florecen ahora en clima mediterráneo como lo demuestra la Guía de campo de las orquídeas silvestres en Andalucía.
ESTRUCTURA. Este texto plantea una organización deductiva o analizante pues la tesis se plantea en el primer párrafo en forma de denuncia al exponer que las orquídeas se encuentran en peligro de extinción (“La orquídea….está intimidada”) En este primer párrafo el autor utiliza de entrada la opinión de Darwin sobre esta especie de flor como argumento de autoridad, citando explícitamente el pensamiento del naturalista inglés (“Nunca, en toda mi vida, me ha interesado más un tema que este de las orquídeas”); y lo refuerza posteriormente con tres argumentos de hecho basados en pruebas observables y demostradas: las orquídeas son producto de la selección natural, casi todas sus partes están preparadas para la fertilización y su tacto es más sensible que cualquier nervio humano. Es por este motivo que una obra tan maravillosa de la naturaleza fuera considerada por el autor de "El origen de las especies", una “obra sublime de Dios” (metáfora del tipo A es B) a pesar de no ser creyente. Este último argumento, lo utiliza el autor para llamar la atención del lector (función apelativa) y moverlo hacia un proceso de reflexión.
A partir de aquí se inicia el cuerpo argumentativo en los párrafos 2º, 3º y 4º en donde el autor constata la tesis, al mismo tiempo que ejerce un dura crítica a aquellos sectores que no se toman en serio el problema del cambio climático: “Hay carneros mediáticos que se toman a broma todo eso del cambio climático, como una nueva superstición de los progres de fortuna”. Desde el punto de vista estilístico destaca aquí el empleo de la acepción del sustantivo “carnero” en el sentido de “persona que no tiene voluntad ni iniciativa propia” (RAE), aplicado a los medios de comunicación o a determinadas autoridades que -como “borregos”- no se paran a pensar en las terribles consecuencias que nos depara ya el cambio climático, y prefieren tener un venda en los ojos (por diversos intereses) y no ver la cruda realidad. Además de esta crítica, en el cuerpo argumentativo observamos el empleo de argumentos de hecho de carácter irrefutable relacionados con los catastróficos efectos del cambio climático: “los glaciares van errabundos” (uso estilístico del verbo “errar” aplicado a objeto inanimado), “es verano en el invierno austral” (empleo de la antítesis verano/invierno), “más de 30.000 orquídeas no soportan las altas temperaturas y encabezan la lista de especies en peligro de extinción”, en México, en Guatemala y en Cuzco las orquídeas de toda la vida están desapareciendo, y sin embargo aparecen ahora en sur de España donde antes no existían (al menos en su variedades tropicales) como demuestra la "Guía de campo de las orquídeas silvestres de Andalucía". Destacan también en el cuerpo argumentativo el empleo de tres hermosas metáforas “in praesentia” con fórmula A,B para definir las orquídeas (A): “música para los ojos” (elemento B y sinestesia al mismo tiempo), “delicadezas hospitalizadas” (elemento B y uso de la personificación al dotar a las orquídeas de carácter humano) y “hojas de amor sin escritura” (elemento B). Y por último sobresale también en este cuerpo argumentativo muy literario la imagen del “alimoche” que parece sobrevolar con su “mirada planetaria” los restos de las orquídeas como si de carroña se tratase.
Finaliza este texto en el 5º párrafo con la conclusión en donde el columnista Raúl del Pozo, hace una llamada de atención (función apelativa) a los gobiernos y a la sociedad en general sobre los efectos devastadores del cambio climático, advirtiendo sobre la reacción de la madre naturaleza que más tarde o más temprano se revolverá contra sus agresores. Dicha advertencia se refuerza con un argumento de ejemplificación basado en la comparación (“la naturaleza dará respuesta a los gobiernos del mundo…como cuando Mao dio la orden de dejar China sin gorriones, ni ratas ni moscas…) y con un argumento de autoridad al citar a Pablo Neruda (“Cuando se fueron los enterradores, cantaron los pequeños enterrados…era la voz de la tormenta planetaria)
NOTA IMPORTANTE. En los Criterios específicos de corrección para el apartado de la estructura u organización de las ideas se indica de modo específico que el alumno ha de señalar las partes del texto, la jerarquía de las mismas y el diferente papel que cada una de ellas desempeña dentro del texto, como por ejemplo la introducción al problema, la hipótesis, las argumentaciones a favor y en contra, la propuesta de solución al problema etc...
En cuanto al COMENTARIO CRÍTICO, lo podréis leer en el apartado de de opinión de este mismo artículo en donde los alumnos subirán a sí mismo sus propios comentarios.
La foto de esta preciosa orquídea es por cortesía de Ana Retamero Olmos.

25 comentarios:

Cristina Jiménez dijo...

La contaminación es un problema muy presente en nuestra sociedad, hace años no importaba la cantidad de dióxido de carbono que se vertiese al aire, ni la cantidad de basura que se arrojase al mar porque se pensaba que los recursos de la naturaleza eran inagotables pero ahora nosotros tenemos que sufrir las consecuencias de la irresponsabilidad de nuestros antepasados que no dudaron en abusar de la naturaleza y de todo lo que ella les otorgaba sin llegar a imaginarse que esta algún día podría tomar represalias.
Las inundaciones, los incendios forestales… no son más que los resultados del egoísmo humano y de la falta de escrúpulos a la hora de elegir entre fabricar mayor cantidad de un producto o respetar la cantidad de CO2 que puede emitirse al aire o que mientras que los polos se derriten centenares de personas se hacen millonarios con los beneficios que les aporta sus fábricas sin pensar que el día de mañana nuestros hijos tendrán que usar mascarillas para poder salir a la calle y que no les afecten la cantidad de gases que colman el aire.
Y nadie hace nada al respecto y los valientes que se atreven a denunciar este hecho son acallados de una forma u otra. Está comprobado que los humanos somos capaces de cualquier cosa para conseguir nuestros objetivos como por ejemplo obviar el protocolo de Kioto cuyo objetivo es reducir la cantidad de gas que es emitido al medio ambiente y que está provocando el cambio climático, el mismo protocolo que tuvo que soportar cuatro años de duras negociaciones para poder llevar a cabo su labor y que aun así hay gente que todavía lo ignora puesto que entre 2000 y 2008 las emisiones de CO2 a la atmósfera siguieron aumentando.
Pero no solo el medio ambiente es víctima de la necedad humana, también afecta a miles de especies las cuales pierden su hogar debido a los cambios que provocan los gases que emitimos y por si fuera poco además hay personas que se dedican a la caza furtiva para acabar con esas pocas criaturas con las que el cambio climático no ha podido. Sin embargo ahora no solo afecta a los animales, muchas personas han perdido sus casas por las inundaciones ocasionadas por la subida del nivel del mar y los grandes empresarios siguen con sus vendas de terciopelo.
El tema del deterioro del medio ambiente se ha visto reflejado en el cine en varias ocasiones, una de las últimas películas ha sido Ultimátum a La Tierra en la que un visitante de otro planeta tuvo que venir a prevenirnos del daño que estábamos ocasionándole al nuestro.
La Tierra ya nos está mandando señales de los problemas que tendremos si no empezamos a cuidarla un poco más y ya se han llevado a cabo medidas para ello y cada vez son más las personas que se suman al cuidado del medio ambiente pero más son las que lo ignoran, por desgracia la estupidez humana es infinita y no intentaremos solucionar este problema hasta que sea demasiado tarde.

elvira dijo...

Basta con mirar un poco a nuestro alrededor para darnos cuenta de que la Tierra se resiente de todo el daño causado por la mano del hombre: polución, tala indiscriminada de árboles, caza furtiva, contaminación oceánica…Y el planeta nos paga con la misma moneda: inundaciones, subidas de temperaturas, lluvia ácida, deshielo en los polos…Solo son los gritos desesperados de un planeta que pide ayuda. Se supone que cada vez la gente está más concienciada de lo que ocasiona la contaminación para nuestro planeta y el vertiginoso ritmo al que aumenta el efecto invernadero no ayuda, si no se reduce la emisión de gases como el dióxido de carbono que incrementan este efecto la cosa no mejorará. Se han tomado ya medidas como el protocolo de Kyoto gracias al cual se reducirán la emisiones de CO2 en todos los países que acepten dicho protocolo pero cambiar nuestra forma de vida es “demasiado complicado”, es más cómodo ignorar lo evidente en vez de coger menos el coche, apagar un interruptor o simplemente reciclar, al parecer eso no es compatible con la humanidad y sobre todo con el egoísmo de algunos gobiernos que hacen caso omiso de esta llamada de auxilio del planeta puesto que los países que más contaminan como EE.UU y Australia (entre otros) no están suscritos a dicho protocolo pese a que generan un tanto por ciento importante del dióxido de carbono emitido a la atmósfera ¿por qué no han aceptado las condiciones del pacto? Simplemente por que contribuir con el medio ambiente no sale rentable, no tiene nada que ver con la concienciación del gobierno sino con su bolsillo. Se emplea palabrería barata para tranquilizar las conciencias de la gente pero las palabras se las lleva el viento y caen en saco roto si no se actúa.
Otra medida tomada recientemente es la disminución del límite de velocidad para reducir las emisiones de gases nocivos a la atmósfera aunque esta medida no tiene muchos seguidores entre los conductores que pretenden respirar un aire puro y limpio en las ciudades y no son capaces de dejar sus vehículos en casa, la Tierra esta llena de hipócritas pero también de gente previsora y que lucha contra el augurio de un futuro tan negro como el humo de las fábricas; gente que aboga por la utilización de energías alternativas, gente que sueña con un planeta más limpio.
¡No hagamos oídos sordos al grito de la Tierra, tendámosle la mano en vez de darle la espalda!

(Elvira García Fernández 2º Bach A)

Rosa María Calderón dijo...

Felicito a Cristina Jiménez y a Elvira por los comentarios críticos que han realizado a partir del texto "Orquídeas" de Raúl del Pozo. El análisis que las dos realizáis sobre la contaminación y las fatales consecuencias del cambio climático son acertadas y puede observarse que tenéis conocimiento sobre este tema. Pero encuentro un gran fallo en el desarrollo de los comentarios y es que os olvidáis por completo del texto que estáis analizando, y tenéis que hacer referencia para compartir, defender o refutar la tesis expuesta en el texto que os sirve de patrón para el comentario de texto.
Si seguimos los Criterios de Calificación para este apartado en la P. de Selectividad, ustedes habéis demostrado que habéis entendido no solo el mensaje superficial y explícito del texto, sino que habéis situado el tema del texto como una visión de los problemas que la realidad nos ofrece. Sin embargo, se dice específicamente en los criterios de calificación de este apartado que el alumno debe “interpretar con solvencia las principales tesis o incitaciones que sustenta el texto, adoptando posiciones razonadas sobre las propuestas que se sugieren y valorando su reflexión como un diálogo con el texto, pero también como una toma de postura ante el mundo”, y esto precisamente no lo llevado a cabo: es como si el texto de Raúl del Pozo hubiera dejado de existir.

Rosa María Calderón dijo...

Este texto perteneciente al columnista del diario El Mundo Raúl del Pozo, sucesor de Francisco Umbral desde 1991 en la columna “El ruido de la calle”, afronta -a partir de la desaparición de una gran variedad de orquídeas- el terrible problema del cambio climático, que es una de las grandes amenazas a las que se enfrenta la humanidad en la actualidad. Desde hace tiempo los científicos alertan a los gobiernos de todo el mundo de las fatales consecuencias que para el medio ambiente están provocando las emisiones de gases por parte de los países más industrializados o el incontrolado consumo de los recursos naturales como la tala indiscriminada de árboles, la sobrexplotación de la tierra o el inadecuado uso del agua potable. Todo ello nos conduce al temido calentamiento global , traducido en el deshielo de los polos (“los glaciares va errabundos por los mares”), en el aumento del nivel del mar, en la climatología extrema (“es verano en el invierno austral”), en la virulencia de las catástrofes naturales como ciclones, huracanes, lluvias torrenciales, inundaciones o sequías, y obviamente en la extinción de muchas especies y ecosistemas, como las “calaveritas” de México, las “flores de la candelaria” de Guatemala o “los pimpollos que se ponían en el cabello las vírgenes dedicadas al culto del sol” en Cuzco que el columnista nos cita y que suponen un desgraciado avance de lo que nos vaticinan algunos expertos de aquí a 50 años, momento en el que se calcula que unas 450.000 especies de plantas y animales -el 30% de las especies vivas del planeta- habrá desaparecido.

Y si ya el panorama de nuestro planeta se augura bastante desolador dentro de unos años, para colmo de males –como nos dice Raúl del Pozo- muchos medios de comunicación y líderes políticos, esos “carneros mediáticos”, se toman a chiste las consecuencias del cambio climático, considerando que es una exageración de los científicos y de los ecologistas de turno. Pero la evidencia es palpable, y como afirma uno de los máximos expertos del mundo en el análisis de los ecosistemas, Michel Loreau, el calentamiento global está originando ya la redistribución de muchas especies que se desplazan y modifican sus hábitats, por tal motivo Raúl del Pozo alude a la presencia de las orquídeas –más propias de los climas tropicales- en Andalucía.

Definitivamente, como Raúl del Pozo, no dejo de inquietarme y de preocuparme por el mundo que le vamos a dejar a las futuras generaciones porque la pérdida de la biodiversidad no sólo afecta a las grandes especies sino también a los microorganismos que nos limpian el aire o el agua. El ser humano necesita de la naturaleza para poder vivir saludablemente y en armonía, y el precio que vamos a pagar por destruir lo que nos rodea es incalculable: ¿Qué sucederá con nosotros cuando la “Madre Tierra” se revuelva mostrándonos su peor cara? ¿será entonces cuando más de un Gobierno se tome en serio el cambio climático? Esperemos y confiemos en que las medidas adoptadas en el Protocolo de Kyoto, la Convención Marco de la ONU sobre el cambio climático, y la presión de los colectivos ecologistas y de la comunidad científica puedan frenar o paliar de alguna manera el futuro que se nos avecina.

(Modelo de comentario crítico)

pilar dijo...

¿Nos importa la naturaleza y nuestro mundo? Pues ambos son muy importante y por tanto no debemos demolerlos, como estamos haciendo contaminando el mundo. Sin naturaleza quedaríamos pobre, es decir la naturaleza nos aporta alegría...
Entre todos estamos destruyendo nuestro mundo contaminándolo, como ha dicho Elvira, esto está provocando inundaciones,el deshielo de los polo...
El hielo se está derritiendo con más rapidez y esto podría provocar la desaparición del océano Ártico y traería consecuencias fatales.
Pienso que gran parte de esta contaminación la estamos provocando por comodones, ya que utilizamos el coche innecesariamente, no reciclamos para no tener que ir a distintos lugares a tirar la basura y si esto sigue así acabaremos con nuestro mundo. Debíamos de tener por obligación reciclar,si en otros paises se consigue,¿porque aquí no?. Podíamos tomar el ejemplo de Inglaterra, ya que allí tienen como una obligación mas reciclar y si por lo contrario no lo hacen se les sanciona con una multa.
Mi conclusión es que si todos leyésemos el articulo del columnista Jesús del Pozo vislumbramos que la naturaleza esta presente siempre y en todos los lugares. Nuestro mundo se está deteriorando por no cuidarlo y nos afectara a quienes lo hemos destruido.

Pilar García Gómez, 2bach B

Jose Manuel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose Manuel dijo...

En el texto de Raúl del Pozo “Orquídeas”, publicado por El Mundo, se expone un importante problema como es la pérdida de vegetación a causa de negligencias del ser humano y el consiguiente cambio medio ambiental que amenaza el desarrollo correcto del planeta.

Como ya he dicho el calentamiento global es un problema muy importante y muy a tener en cuenta, a lo largo del tiempo el planeta se ha ido industrializando y se ha expulsado una gran cantidad de CO2 y no se sabía el grabe problema que traería esto al planeta. El calentamiento global conlleva que se derritan los polos lo que produce una subida del nivel del mar así como cambios de temperaturas produciendo temperaturas extremas en algunos lugares, también se producen catástrofes naturales como terremotos, tsunamis, ciclones… Otro de los problemas del cambio climático y al que más se hace referencia en el texto es la pérdida de una parte de la flora del planeta, ya que esos cambios de temperatura hace que las plantas no se puedan desarrollar en esos ambientes y terminen extinguiéndose, ante este problema el columnista propone un cambio de ubicación para estas plantas para que se puedan desarrollar correctamente en otros lugares, concretamente propone que las orquídeas se trasladen a Andalucía.

Ante esta situación se han tomado medidas en el asunto, ahora se vigilan más la expulsión de gases de las fábricas con continuas revisiones, también se recomienda, y es ahí donde todos debemos colaborar y poner de nuestra parte, que se utilice más el transporte público y que se utilice el coche lo necesario para así emitir menos CO2 a la atmósfera. Otra medida tomada recientemente por el gobierno español es la nueva ley que ha entrado en vigor, en la que se permita una velocidad máxima de 110 km/h así los coches emitirán menos gases tóxicos, aunque el gobierno realmente ha sacado esta ley para que se ahorre en consumo de carburantes para hacer frente ala grabe crisis por la que esta pasando nuestro país.

Solucionar el problema del calentamiento global está en manos de todos, es normal que se emitan gases tóxicos a la atmósfera, respirando ya estamos emitiendo CO2, lo que no se puede permitir es que se emitan tantos gases tóxicos por la acción humana. Todos podemos colaborar en este problema reciclando utilizando menos el coche… pensemos en el mundo que le vamos a dejar a nuestros descendientes y que nuestros nietos y sus hijos digan: ¡qué flor más bonita! ¿Cuál es? Y podamos contestar: es una orquídea.



José Manuel Borrego Gómez 2º Bach A

Alfonso dijo...

Como bien dice el texto de Raúl del Pozo titulado “ORQUÍDEAS”, la contaminación, el cambio climáticos y las negligencias humanas son factores a tener en cuenta en la pérdida de vegetación como también de fauna.

Sin querer, estamos dañando a ese hábitat donde convivimos diariamente, no nos damos cuenta, y me incluyo, que es donde nos ha tocado vivir y donde pasaremos el resto de nuestras vidas.

Otro factor a tener en cuenta es la industrialización de nuestro país, cada vez las industrias están expulsando más CO2 que ha conllevado a un calentamiento global.

-Hay que ver que mal está el tiempo, lluvias en verano, cambios bruscos de temperaturas...

Estas son conversaciones que muchas personas tienen a lo largo del año. ¡NO SE DAN CUENTA QUE TODO VA RELACIONADO!

La solución está en nuestra mano, debemos valorar si nos merece la pena. Yo creo que sí.

El gobierno ya ha tomado medidas para sobrellevar y dar por terminado este problema, la reducción de velocidad de 120 Km. /h a 110 Km. /h, aunque esto no me parece nada lógico, habiendo otras cosas mejores como solución, la vigilancia permanente de la expulsión de gases de las fábricas entre otras.

Para terminar mi comentario, solo hacer una llamada de atención a todo el mundo, padres, madres, niños, niñas, abuelos, que luchemos por este planeta que nos ha visto nacer, vivir y nos verá morir y que esto sea lo mas tarde posible. ¡Cuidemos nuestro Planeta, está en nuestra mano!

PD: El final del comentario de mi compañero José Manuel es la bomba, me gusta si si… ahh grave con V

Alfonso Jurado 1ºBACH A

Estefania dijo...

Una señal tan importante como es la pérdida de miles de orquídeas, es provocada por el cambio climático. Esta flor que, como describe Raúl del Pozo en el texto, es más sensible al tacto que cualquier nervio del cuerpo humano y no resiste las altas temperaturas que se suceden en verano y en invierno, debido al fortísimo trastorno que está sufriendo nuestro planeta.
Es muy fácil decirlo con palabras, pero es muy difícil asimilar la cruda realidad, una realidad que poco a poco se está destruyendo. En gran parte nosotros, los humanos, tenemos la culpa, ya que contribuimos en el destrozo de La Tierra. Por suerte, parece que tras mostrar imágenes de los polos derritiéndose y de miles de peces muertos por la falta de oxígeno, la gente se está haciendo a la idea y contribuye un poco más con la mejora de la situación. En los supermercados ya no se utilizan bolsas de plástico, por lo que se evitan problemas: la cantidad de co2 que se emite en su producción, muchos animales se quedan atrapados con las bolsas de plásticos y mueren asfixiados…Esto es muy positivo ya que España es el tercer país europeo en consumo de bolsas de plástico. Cada habitante recibe 238 bolsas que tardan 400 años en descomponerse y de las cuales solo un 10% se recicla. Otra medida que se ha tomado, es utilizar diferentes contenedores según el tipo de residuo: contenedor amarillo para envases de plástico y latas; azul para el papel y cartón; verde para vidrios.
Finalmente, pienso que si seguimos así, podremos mejorar la situación de España y si los demás países hacen lo mismo, ¡acabaremos con el cambio climático!
Pd: Estoy totalmente de acuerdo con mi compañero Alfonso. Me encanta el comentario de José Manuel.

rosa maria dijo...

Entre movimientos de traslación y rotación la Tierra sufre. Sufre quemaduras en sus partes más frías y frío en sus partes más cálidas, sufre pérdidas de millones de elementos fundamentales: derriten su agua, cargan su aire. Y sin embargo ella, sigue y sigue rotando sin poder hacer nada, esperando cada día su muerte. O es que tal vez le quede un rescoldo a la esperanza, y quizás por eso no se revele. Posiblemente esté esperando que sus miles de millones de seres, conocidos como humanos, que la habitan, consideren que deben parar, que deben cambiar de actitud y de costumbres. Espera a que digan ya basta y que aquellos que verdaderamente se hayan dado cuenta de su situación, se multipliquen, y sean todos los continentes que ella sostiene los que a la vez, comiencen a cuidarla. Sin embargo que difícil y que raro suena esto ¿verdad? ¿Cómo puede sufrir un planeta? Pues de la misma manera que lo hacen plantas, animales y personas. Es como si continuamente nos estuviésemos maltratando nosotros mismos, como si cada día nos hiciésemos quemaduras, arañazos o lesiones. Algo brutal e inhumano. Aunque esta última palabra no sea la más adecuada para describir esas situaciones, pues tan grave no resulta cuando, como dice el escritor del artículo que estamos tratando, Raul del Pozo, “los glaciares van errabundos por los mares y es verano en el invierno austral” o cuando en pleno octubre el sur de España está totalmente inundado y en el este están tomando el sol en la playa. ¿En qué pensamos cuando oímos en los medios de comunicación que países del sur de África o Australia han quedado totalmente anegados? Claro ¡qué ilusa! Pues pensamos que simplemente son países que por su situación geográfica no los quedan más remedio que sufrir esas catástrofes naturales, ¿no es cierto? Y nosotros podemos seguir tan tranquilos haciendo lo que esté a nuestro antojo. Qué divertido.
Es patético oír comentarios de este tipo y ver como las personas viven como si nada ocurriese, pensando que serán los científicos los que seguramente solucionen lo que pase (si es que pasa), ya que estamos en pleno siglo XXI y aquí todo se arregla. Estas personas tal y como las describe Raul del Pozo, son “carneros mediáticos” o no mediáticos, porque tenemos donde elegir. Aquí se incluyen, no solo a la gente de la calle, sino a políticos, famosos y personajes de cierto interés. Resultando ser los primeros los que nos resultan, a aquellos que sí observamos nuestro mundo, los más descabellados que se puedan encontrar en ese grupo. Políticos que “dirigen” un país dándole la espalda a uno de los problemas más graves de carácter mundial. Vergüenza, es lo que se siente cuando la Unión Europea llama la atención a España por ser uno de los países más contaminantes y por ser casi incapaz de reducirla.

En fin, qué hacer ante una sociedad ignorante, es uno de los temas que principalmente hay que tratar para poder conseguir una posterior restauración de nuestro planeta y así poder encontrar en un viaje a Ecuador que no a Andalucía, miles de orquídeas, comparación que hace el escritor del artículo con la contaminación del planeta.

Rosario dijo...

El articulo del columnista Raúl del Pozo ¨Orquídeas¨, publicado por El Mundo, se basa en la importancia del cambio climático.
La perdida de muchas especies en la Tierra por culpa de negligencias o dejadez que pueden llegar a cometer el ser humano.
Parece que tratamos esta situación como un juego sin importancia pero dentro de un tiempo estos tratos que estamos dando al planeta saldrán a la luz y las consecuencias serán graves, aunque ya se están dando muchos casos por culpa del cambio de temperatura, como, el deshielo de los polos, que poco a poco va subiendo el nivel del mar.
¿Somos tan ignorantes de no darnos cuenta de esta situación o tal vez hacemos oídos sordos a los problemas? España es uno de los países mas contaminantes que hay hoy en día, da vergüenza que no podamos reducir ese numero.
Los políticos hacen como si no ocurriese nada, sin echarles cuentas a las advertencias de los científicos de lo que se puede avecinar de seguir tratando la naturaleza de forma desapropiada.
En el texto Raúl del Pozo hace referencia ala desaparición de las ¨Orquídeas¨ por culpa de la variación de la temperatura, no pueden crecer en esas condiciones como es debidamente y pueden llegar a extinguirse.
Pero en mi opinión el problema mas grave del que no nos damos cuenta es de que una vez que estas consecuencias se empiecen a notar con mayor fuerza no podremos dar marcha atrás ya que el planeta no es renovable.
Debemos dejarnos de tonterías y de ser tan estupidos para preocuparnos por las futuras generaciones, ya que es mejor prevenir que después currar.

maria jose dijo...

En este texto, Raúl del Pozo intenta transmitirnos el problema del cambio climático como la desaparición de una gran cantidad de orquídeas. Los científicos predicen que si los gobiernos no ponen medidas a los principales problemas del medio ambiente, en un futuro o dentro de unos años sufriremos por la escasez de agua potable, la destrucción de la capa de ozono, la destrucción de bosques tropicales…
Hoy en día, la contaminación del medio ambiente es uno de los problemas más críticos en el mundo y es por ello que tenemos la necesidad de buscar alternativas para su solución. Actualmente para la eliminación de basura, el método más conveniente es el reciclaje, ya que gracias a ese método se recuperan materiales como por ejemplo: vidrios, cartón, papel… Sin embargo, hay personas que pasan por alto el tema del reciclaje ya que piensa que es más cómodo tirar la basura en un mismo contenedor.
Definitivamente, los seres humanos solo ponemos soluciones o hacemos frente a los problemas cuando verdaderamente nos afecta. Con el artículo de Raúl del Pozo presente, a caso, ¿somos conscientes que nuestro mundo se está degenerando poco a poco? Parece que no, pero aun así todos pensamos que necesitamos de la naturaleza para vivir bien, pero para ello hay un objetivo: cuidar de ella, para que nuestros descendientes disfruten de la naturaleza.
Como conclusión, entre todos cuidemos hoy el mundo que nos rodea y no planteemos soluciones para un futuro cuando ya sea demasiado tarde.

rosa maria dijo...

En los medios de comunicación, aparecen las mismas noticias; posibles conflictos, la nueva normativa de la DGT, desapariciones y muchas más, todas ellas nos impactan (y es algo normal). Pero ¿por qué cuando comentan que hay que ahorrar energía y combustible, para que el cambio climático no se produzca con tanta cercanía, no nos impacta tanto como otras noticias? y ¿por qué no hacemos nada para remediarlo?
A este tema hace referencia Raúl del Pozo, quien menciona a la orquídea como caso ejemplar de esta situación que estamos viviendo.
Por una parte, la orquídea, tan delicada y hermosa, como nuestro planeta, sufre al igual que él, y nadie los escucha, y ellos lo sienten. Deberíamos empezar a concienciarnos de que el medio que nos rodea está cambiando y ya no se puede exterminar toda la contaminación, que desde hace tiempo ha existido, pero si podemos atrasarlo, y no vale poner excusas como: “bueno, si el medio ambiente ya está cambiado, ¿para qué vamos a reciclar, o porqué no se puede contaminar ya?”
Por otra parte, ha mencionado la orden de Mao, la cual fue un error absoluto. ¿Por qué eliminar lo que le corresponde a la naturaleza? Si está ahí, será por algo, ¿no?
En mi opinión, la madre naturaleza es normal que este cabreada, al ver que casi nadie contribuye a mejorar nuestro planeta. Nuestros animales, plantas y sobre todo aves (a las cuales hace referencia el autor) están desapareciendo, y nosotros también lo haremos como no cambiemos el modo de pensar. (Lidia Durán Cabrera 2ºBach.B)

Ana dijo...

Colleja, suena gracioso, pero no lo es, es el nombre de una planta en peligro de extinción, al igual que las orquídeas. La vegetación está en un peligro alarmante. El cambio climático, las constantes lluvias o los calurosos días de verano, provocan la perdida de las flores. ¿Qué debemos hacer contra esto? ¿Qué solución deberíamos de dar respecto este problema? Algunos se toman a broma las plantas, creen que sirven solo para decorar su casa, o para regalarle flores a su novi@, pero están muy equivocados. Son un ser vivo al igual que los animales o que ellos. ¿Qué pasaría si cada vez se fuesen muriendo todos los humanos? Seguro que no se tomarían a broma eso, pues el peligro de extinción de las plantas es lo mismo, solo que ellas no hablan. Otro ser vivo en peligro de extinción es el lobo, el hombre fanático de la caza, es uno de los causantes de que se extingan animales con tal.
Con tanta contaminación, y tanta dejadez, no me extraña que se vayan perdiendo seres vivos. ¿Realmente, es necesario salir a trabajar en coche aunque el trabajo este dos calles más abajo? ¿Para qué existen los medios de transportes? Usar el coche para ir a cualquier lado provoca una brutal contaminación, ya que, no es solo nuestro coche el que es utilizado, existen medios de transportes en el que nos podemos mover a nuestro antojo, además si lo usamos ganamos tiempo para nosotros mientras vamos montados en él podemos leer, dormir, escuchar música, navegar por la Web…, sin embargo, mientras estamos conduciendo perdemos tiempo además de que contaminamos. ¿Qué podemos hacer al respecto? Como dice mi compañero Alfonso el gobierno está tomando medidas contra esto, por lo pronto ha aprobado una nueva ley sobre la velocidad que debemos llevar, para así contaminar menos.¡Por favor, involucrémonos más en cuidar a esas plantas, y dejemos el egoísmo hacia un lado!

cecilia dijo...

“Las más de 30000 especies de orquídeas, música para los ojos, delicadezas hospitalizadas, hojas de amor sin escritura, ya no soportan el tostadero del globo.” Desafortunadamente una frase llena de pena y lástima pero a la vez muy cierta, es demasiado triste saber que poco a poco nuestro mundo se va consumiendo como cuando enciendes una vela y no la apagas, y se va consumiendo gracias a nosotros, porque somos los únicos seres en el mundo capaces de cometer errores continuamente sin ni si quiera darnos cuenta del daño que hacemos, en este caso el mayor perjudicado y sufridor del momento , como no, es nuestro PLANETA, que por habernos brindado ese bonito detalle de darnos la vida, ignoramos el continuo sufrimiento que, día tras día, le hacemos padecer gracias a ,por ejemplo, la emisión de numerosos gases tóxicos a consecuencia de las fábricas o de la combustión del petróleo en los coches , porque es muy cómo coger el coche para recorrer poco más de cien metros, pero no nos paramos a pensar que tal vez ese ahorro de caminar cien metros pues en el futuro pesen más que cien kilos de hierro.

Y es triste saber que también en numerosas ciudades de España, como Madrid, en lugar de visualizar un cielo limpio, completamente azul y con un sol resplandeciente, pues divisemos una auténtica nube gris, nube que en cierto modo hemos provocado nosotros.
También es triste saber como numerosas especies van muriendo o desapareciendo poco a poco, especies tan bonitas y especiales como las orquídeas, capaces de transmitirnos esa paz y armonía, ese amor y belleza para nuestros ojos, esa delicadeza que desafortunadamente no nos podrán dar un aumento de la temperatura global o una simple nube de polvo, esa suerte de no poder contemplar día tras día un maravilloso mundo lleno de vida, vida que afortunadamente nos da esas maravillosas especies y que poco a poco las estamos matando.

En definitiva, pienso y creo que esto es un problema que se está agravando cada día más y que solo nosotros podemos remediar antes de que sea demasiado tarde, aunque también es cierto que cada vez más estamos contribuyendo a la mejora del medio ambiente, por ejemplo, en el reciclaje y esto es un paso importante.
No cometamos la torpeza de terminar con especies como las orquídeas, que como dice el autor “orquídeas, música para los ojos, delicadezas hospitalizadas, hojas de amor sin escritura”, y acabar con esto sería una auténtica pena.

macarena dijo...

El artículo del mundo de Raúl del Pozo se refiere principalmente al cambio climático y afecta a toda la vida del planeta y además habla de las orquídeas como una planta especialmente sensible a cualquier cambio climático, pero también podía haber hecho referencia a cualquier especie animal de la muchas que están desapareciendo o están en peligro de extinción.Según los científicos debido a la contaminación producida por los gases contaminantes se está produciendo lo que llaman agujeros negros en la capa de ozono de la atmósfera lo que está haciendo que haya un cambio climático en todo el planeta.Esto hace que la temperatura en los polos sea mayor y las masas de hielo se están derritiendo como po ejemplo el glaciar Perito Moreno(Argentina).También se están contaminando los ríos y los mares debido a los residuos que vierten las distintas industrias de todos los sectores que hacen que mueran tantos eces en los ríos y tantos animales.Tenemos que ser conscientes del daño que estamos haciendo al planeta y tomar medidas todos los países para que este daño no siga en aumento y podamos conservar el mundo para nuestros descendientes.Individualmente debemos tomar medidas todas las personas y educarnos para ayudar en esto por ejemplo reciclando, desplarnos con vehículos que no contaminen,utilizar transporte público,etc.

Pilar Giraldo dijo...

En este artículo de Raúl del Pozo, se pone de manifiesto el problema del cambio climático. Un hecho que debería importar más a la sociedad española, y que sin embargo, parecen hacer oidos sordos a los problemas medio ambientales del país.
Hoy en día, se le parece dar más importancia a leyes como lo son por ejemplo, la restricción de la velocidad en carreteras y menos prioridad a casos como la contaminación, que, a mi parecer son mucho más importantes y que a la larga, acarrearan muchos más problemas si no se les pone remedio a tiempo.
El Estado debe preocuparse del problema de la contaminación, dando leyes severas, controlando su cumplimiento y sancionando a los transgresores. Los cuidadanos también deben concienciarse sobre la gravedad de este problema y poner medidas drásticas para solucionar este caso antes de que sea demasiado tarde para dar marcha atrás.
Raúl del Pozo hace referencia a una preciosa orquídea, y si no se ponen soluciones muy pronto no podremos disfrutar de paisajes verdes y hermosos, ni de preciosas vistas. ¡Luchemos por poner fín al problema de la contaminación!

carolina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carolina dijo...

El árticulo del Raúl del Pozo publicado en el periódico el mundo hace referencia a los cambios climáticos que afectan al medio en el que vivimos.
Rául del Pozo se centra en las orquídeas que es una planta muy débil aunque nosotros somos los que provocamos que ellos desaparezcan por culpa de nuestra dejadez o por la forma que tratamos el planeta y como esto siga ocurriendo llegara tal punto que se extingiran todas las orquídeas asi como otras especies ya que todos estamos unidos por una cadena.
Un ejemplo muy claro del problema del cambio climático es lo que esta ocurriendo en los Polos que como sigan subiendo las temperaturas se derretirán mas rápidamente y acabara desapareciendo el Oceano Ártico.
Otro ejemplo concreto es el de algunas aves que han tenido que emigrar a otros lugares debido a la subidas de temperaturas que afectan a su ciclo de reproducción. Estas aves pueden llegar también a desaparecer.
Asi que lo mejor seria dejar de contaminar el planeta utilizando el coche cuando sea necesario y reciclar la basura en cada contenedor correspondiente.
Deberíamos de ser consientes de que esto puede acarrea muchos problemas muy graves en el futuro.
¿ Somos tan ignorante de no ser capaces de solucionar el problema el cual tambien nos afecta a nosotros?

Carolina Cordero Suárez 2º BACH B

Rosa María Calderón dijo...

Valoración de los comentarios críticos correspondientes al texto "Orquídeas" de Raúl del Pozo subidos hasta la fecha.

En principio, felicito a mis alumnos porque poco a poco están mejorando notablemente su expresión y son capaces de dar su opinión de forma argumentada. No obstante, tenéis que pulir más el estilo, cuidar la puntuación, revisar la ortografía (cuidado con ese "grave" con "b") y pensar bien lo que decimos al interpretar el texto que estamos comentando. Así pues, en uno de los comentarios uno de ustedes decís que "el texto se basa en la importancia del cambio climático", y esto es un error de interpretación porque el autor aborda el problema del cambio climático a partir de la desaparición de muchas orquídeas, no se basa en su importancia.

He observado que en los comentarios posteriores al de Elvira y Cristina ya habéis hecho referencia a Raúl del Pozo en mayor o menor medida, y esto ya es un logro, dado que cuando hacéis un comentario crítico os olvidáis por completo del texto que estáis valorando y de la tesis del autor: cosa que es un gran error. Por tanto, el hecho de que ya hagáis referencia a Raúl del Pozo y a su tesis es un punto a vuestro favor, como también lo es el que en algunos comentarios hayáis hecho referencia a los anteriores creando un vínculo.

Destacaría el final del comentario de José Manuel Borrego, la imagen muy literaria de la Tierra sufriendo en cada movimiento de rotación y traslación que nos deja Rosa María Monge o el original comienzo del comentario de Ana Vidal aludiendo a la "colleja", planta del género "silene" propia de la flora belalcazareña que en primavera embellece las lindes de los caminos y que como la orquídea está en peligro de extinción.

Por último, valoro positivamente cómo habéis planteado la CAUSA (el mal uso de los recursos de la naturaleza, la contaminación y la falta de concienciación por parte de los gobiernos), el PROBLEMA (la aparición de los agujeros negros y el calentamiento global), la CONSECUENCIA (el cambio climático, la extinción de muchas especies, el deshielo de los polos, la virulencia de los fenómenos naturales...) y las POSIBLES SOLUCIONES al problema como la última medida de nuestro gobierno para reducir la contaminación y ahorrar carburante.

violeta dijo...

Como ya se ha expuesto en los comentarios anteriores, el cambio climático es uno de los grandes problemas a los que se enfrenta hoy en día el ser humano, sus consecuencias ya se están dejando notar –sobre todo en los países en vías de desarrollo o más desfavorecidos- en donde además de sufrir todo tipo de carencias, se ven afectados por los fenómenos más virulentos de la naturaleza como ocurrió el año pasado por ejemplo en Haití. Por consiguiente, el cambio climático y el calentamiento global provocará finalmente grandes desastres, y como nos dice Raúl del Pozo en su columna, tiene como consecuencia inmediata la desaparición de muchas especies, entre las que se encuentran ya algunas variedades de orquídeas. Pero lo más terrible de todo esto nos ya que no estamos cargando nuestro planeta, sino que a pesar de que los científicos llaman continuamente la atención, todavía existen medios de comunicación o gobernantes, a los que Raúl de Pozo llama “carneros mediáticos”, que se toman a broma esta seria advertencia.
Así pues, me posiciono con la opinión del columnista de El Mundo, y llamo la atención para que entre todos tomemos conciencia de las causas y consecuencias del cambio climático, Tenemos que pensar que si seguimos cerrando los ojos ante las advertencias de los científicos, se extinguirán muchas especies animales y vegetales como el tigre de Tasmania o las preciosas orquídeas de México, Cuzco y Guatemala a las que alude el texto. Por último, la Tierra ya se está manifestando y los cambios que ya se están operando constituyen un ultimátum para la humanidad. La Tierra nos pide su ayuda, ¡ayudémosla!

MARIA Y VIOLETA dijo...

La Tierra se va deteriorando poco a poco hasta llegar a su final, y las personas en vez de hacer todo lo posible para que ese final sea lo más tarde posible nos encargamos de contaminar y favorecer al temido efecto invernadero que acelera su proceso de degradación. Raúl del Pozo hace referencia a este tema centrándose en la pérdida de vegetación que se produce por los cambios drásticos de temperatura producidos por el cambio climático.

El cambio climático hace que se produzca un incremento de temperatura que hace que se derritan los polos y se produzca una subida del nivel del mar, por este motivo se producen más catástrofes naturales como tsunamis, ciclones, terremotos…la subida de temperatura afecta ala vegetación y hace que muchas plantas estén en peligro de extinción. Raúl del Pozo propone como solución para este problema trasladar las plantas de su hábitat natural.

Esta situación irá a peor si no hacemos nada para impedirlo, podemos utilizar menos el coche y más el transporte público para así emitir menos cantidad de co2 que favorece al cambio climático, también podemos reciclar más.

En mi opinión debemos tomar medidas para acabar con los problemas medio ambientales si no lo hacemos por nosotros hagámoslo por nuestros descendientes para dejarles un mundo mejor.

María Doblado Silva

eva dijo...

El texto, Orquídeas, de Raúl del Pozo nos incita a reflexionar sobre la extinción de las orquídeas como consecuencia del cambio climático que estamos sufriendo hoy en día y que solo acaba de empezar…
Pero no solo estas plantas son las únicas afectadas, sino la acumulación de un proceso de contaminación durante años y ahora la “madre tierra” está respondiendo y el mejor ejemplo lo vemos en la descongelación de los polos. Este hecho creemos que es algo imposible y más aún cuando vemos películas o documentales que pensamos que son ficticios pero que es exactamente lo que sucederá dentro de varios años en un futuro no muy lejano.
Y de seguir así lo único que nos pasará será que tengamos que utilizar ropa de abrigo incluso en verano, ¿parece una locura, verdad? Pues no es algo totalmente probable y posible.
Para evitar este gran desastre natural tenemos que poner todos de nuestra parte porque somos los únicos responsables de la contaminación, por eso debemos de reciclar clasificando la basura en los distintos contenedores, y tomar medidas, buen ejemplo es el que nos dio la empresa Carrefour al dejar de dar bolsas de plástico y comenzar a vender bolsas reciclables. Al igual que la reducción a la velocidad de 110km en autopistas y autovías o el acceso de los coches al centro de muchas ciudades como Sevilla.
Todos estos desastres y horrores que escuchamos y que no nos paramos a pensar, deberíamos comenzar a darnos cuenta de que a lo mejor no seremos nosotros los afectados pero sí nuestros descendientes y familiares y que la naturaleza es algo que debemos cuidar ya no es solo por los demás seres vivos, sino por nuestro propio bien y el de poder vivir en un mundo con aire puro, sin cambios en el clima…
Eva María Gómez Suárez

carolina dijo...

Como las orquídeas miles de plantas y animales están en peligro de extinción por culpa del cambio climático, y lo culpables somos nosotros mismos porque contaminamos con las fábricas, con los coches, con la basura o con las emisiones de gases a la atmósfera destruyendo el medio ambiente y provocando el cambio climático y la extinción de muchas especies.

Para que esto no siga ocurriendo debemos frenar la contaminación ambiental, debemos hacer un uso adecuado del agua, tenemos que separar la basura según su material y reciclar el plástico, el cristal o el papel para evitar una sobreexplotación de los recursos naturales. Así las orquídeas y otras especies vegetales y animales más podrán seguir existiendo y no desaparecerán o estarán en la lista de especies en peligro de extinción.

Pero el problema está en que a todos nos entra el miedo y nos duele la conciencia cuando nos enteramos de estas cosas, o cuando un autor como Raúl del Pozo alerta sobre el peligro de extinción de muchas orquídeas. Y pasados unos días: ¿qué ocurre?... se nos olvida, nos cansamos de reciclar, y seguimos con nuestra rutina diaria sin darnos cuenta de que la extinción de muchas especies vegetales y animales nos afectará más tarde o más tempano a nosotros mismos porque en la naturaleza todo está relacionado y conectado como una gran cadena.

Para finalizar las ONG están haciendo lo posible para proteger a estas especies, pero estas asociaciones necesitan nuestra colaboración: solo podremos salvar nuestro planeta si trabajamos juntos, si los Gobiernos plantean políticas adecuadas y si nos concienciamos más sobre los peligros que se nos vienen encima si no frenamos la destrucción de la Tierra.

Carolina Ramírez Pizarro 2º BTO B

María José Ganfornina dijo...

Este texto perteneciente al columnista del diario El Mundo Raúl del Pozo, el cual a sustituido a Francisco Umbral desde 1991 en la columna “El ruido de la calle”, nos informa como el cambio climatico esta haciendo desaparecer a una espercie de planta tan hermosa como es a orquidea.
Hace escasos dias se publicó un estudio en el que afirmaba que la amenaza de la sexta gran extinción ya está aquí, basándose en los datos del ritmo actual de destrucción de especies que, de continuar así, llevaría a nuestro planeta a perder las tres cuartas partes de las especies que hoy lo pueblan en unos cuantos siglos. España, país de mayor biodiversidad de Europa, con el 50% de la flora y fauna presente en el continente, no escapará a esta crisis. Un estudio pionero en nuestro país pone ahora cifras y nombres propios a los impactos y la vulnerabilidad que los cambios en las condiciones climáticas supondrán para las especies que viven en la Península,debido a ese plroblema que todos conocemas por el nombre de cambio climatico.
¿ Vamos a dejar que esto suceda? Todos nosotros podemos poner de nuestra parte para que esto no llegue a suceder. Tan solo con que cada uno de nosotros clasifiquemos la basura ya estamos ayudando al cambio climatico, pero claro es muchísimo más fácil tirarlo todo al mismo contenedor.
Como consecuencia de todo ello el hombre se esta autodestruyendo a pasos agigantados, lo peor y lo mas triste de todo es que esta conciente del daño que esta acusando, esto obedece a que en cierto modo el hombre se cree dueño de todo planeta. Ademas por el afan de adquirir cada dia mas poder, olvidando que cada criatura creada debe desempeñar un papel importante en la naturleza. ¿Donde se quedo el respeto por la naturaleza como clave de la superviviencia? Todas las especies que habitamos la tierra corremos riesgos, incluyendo al mismo hombre el cual a la vez es el mayor depredador de todas las especies, afectando en mayor parte la especie humana.
Pues bien para concluir me gustaria decir que la sociedad deberia de hacerse consciente del daño que esta causando a la naturaleza y por ello cada uno de nosotros deberiamosde poner de nuestra parte para que la orquidea, flor a la que se refiere Raúl del Pozo, no desaparezca del planeta al igual que el resto de flora y fauna que se predice que va a ir desapareciendo si este ploblema del cambio climatico no remite.ADIOS SEÑOR CAMBIO CLIMATICO.(María José Ganfornina Sánchez.2ºbachillerato A)