sábado, 29 de enero de 2011

Sobre la Nueva Ley Antitabaco a la luz de una de las pruebas de Selectividad en Andalucía


"A no pocos fumadores, exfumadores y no fumadores les han podido parecer demasiado drásticas las recientes medidas contra el tabaquismo, pero hay que admitir que se atienen a una obviedad de la cultura actual: casi todo aquello que no es efectista carece de efecto social. Gracias a esta ecuación, la ley ha obtenido en estos días resultados espectaculares. El impacto mediático impulsa el cumplimiento de la inhibición personal. Así, los expertos opinan que la venta de cigarrillos disminuirá este año en torno al 10%, como ocurrió en Italia o Irlanda el año pasado.
Las 55.000 muertes atribuidas al tabaco anualmente en España legitiman la intervención del Gobierno sobre ese hábito privado. El Comité de Prevención del Tabaquismo espera que medio millón de españoles abandonen su consumo en este primer año de aplicación de la ley, y que el número de adolescentes que comienzan a fumar se reduzca en 70.000. Otro factor de legitimación de la norma es que el 70% de los 10 millones de fumadores dice en las encuestas que desearía dejarlo, aunque un porcentaje similar confiesa haberlo intentado sin éxito al menos en una ocasión. Pero la evidencia indica que es una adicción vencible, sin el dramatismo de otros abandonos.
El carácter súbito y radical de la prohibición ha suscitado una amplia casuística; ¿es un lugar de trabajo la cabina del camionero?, ¿lo es un domicilio particular para la empleada de hogar? En el límite: ¿puede fumarse en un tanatorio? No se puede; pero, ¿podría alguien hacer de ello un conflicto personal, exigir la aplicación estricta de la ley? No es difícil imaginar situaciones en las que sería razonable una cierta flexibilidad, pero si la norma entrase en su detalle, pronto la excepción se haría norma y la ley sería papel mojado.
La tolerancia no debería esperarse, por ello, de la norma o de su aplicación por las autoridades, pero sí de los ciudadanos en sus relaciones personales. Para que las discusiones familiares, vecinales o laborales a cuenta del tabaco no produzcan ansiedad adicional en los fumadores dispuestos a dejar de serlo, ni irritación que empuje a fumar a quienes nunca lo habían hecho o habían conseguido dejarlo".
No fume (por favor), El País, enero de 2006.
Este texto es el modelo 6, de la convocatoria de curso 2005-2006

A continuación os ofrecemos la solución del ejercicio con el Tema, el Resumen y la Estructura. El comentario crítico se realizará en el apartado de comentarios de este artículo en el que los alumnos analizarán las causas y consecuencias de la Ley Actual, mucho más restrictiva, y compararán el cambio entre las dos leyes y su repercusión social:

¡Adiós al tabaco! (Tema)

El elevado índice de muertes a causa del tabaquismo, el altísimo número de adolescentes que se inician a temprana edad en esta adicción y el hecho de que muchos adictos al tabaco confiesan que en más de una ocasión han intentado dejarlo, son los pilares de la Ley Antitabaco que se ha aplicado de forma radical en España nada más ser aprobada y que increíblemente ha tenido unos resultados fantásticos debido a la campaña mediática, a pesar de ser bastante polémica porque no quedan claros los límites entre lugares públicos y privados, y porque puede conllevar a enfrentamientos entre fumadores y no fumadores. (Resumen)

ESTRUCTURA.

La organización de las ideas de este editorial de “El País” presenta una estructuración deductiva o analizante, dado que la tesis o idea principal se presenta al lector de forma clara en el primer párrafo: las medidas puestas en marcha a raíz de la aprobación de Ley Antitabaco pueden resultar extremas, sin embargo han tenido resultado inmediatos debido a campaña mediática que se ha llevado a cabo. En la exposición de la tesis podemos destacar cómo el editorialista juega con las palabras (“casi todo aquello que no es efectista carece de efecto”) con el objeto de hacer hincapié en cómo la influencia de los medios de comunicación ha conseguido la repercusión social necesaria para que dicha Ley haya obtenido unos “resultados espectaculares” como se dice en el texto que comentamos. Una vez expuesta la tesis, nos encontramos con el cuerpo argumentativo en el 2º y 3er párrafo en el que se profundiza sobre el por qué de la Ley, los problemas que conlleva su aplicación y los elementos que han condicionado su aprobación. Así, en el 2º párrafo se hace referencia a tres de los argumentos que fundamentan la necesidad de esta Ley: 1) las 55.000 muertes anuales por culpa del tabaquismo (argumento de hecho dado que está sobradamente probado y de autoridad porque presuponemos que está sacado de un estudio estadístico y fiable); 2) la necesidad imperiosa de que los jóvenes no caigan en esta adicción (argumento afectivo que apela a la sensibilidad de la sociedad y sobre todo de los padres); y 3) el hecho de que las encuestas confirman que el 70% de los fumadores españoles ha intentado en más de una ocasión dejar de fumar (argumento de hecho y de autoridad como en el caso anterior). Termina el cuerpo argumentativo en el 3er párrafo, cuestionando la aplicación de la norma, es decir, la prohibición de fumar, dado que no queda claro el concepto de lugar privado y público en algunos casos y dónde está el límite. Concluye el texto en el 4º párrafo en donde se apela a la tolerancia por parte de la ciudadanía (función apelativa con el recurso de implicación al receptor), dado que esta Ley puede provocar más de un conflicto personal entre fumadores y no fumadores, y puede conllevar a situaciones estresantes entre los fumadores que quieren dejar de fumar y aquellos que lo han dejado, pero que las circunstancias actuales les empujan de nuevo a la adicción al tabaco.

26 comentarios:

elvira dijo...

El tabaco repercute negativamente en nuestro día a día y sobre todo en nuestro futuro, es uno de los pocos agentes cancerígenos que siguen en el mercado para el consumo público y genera adicción física y psíquica. Física por la nicotina y psíquica por los hábitos de consumo del fumador ya que si falta “ese cigarrillo de después de comer” se genera ansiedad sobre el fumador.
La ley actual antitabaco que entró en vigor el 2 de enero de este año ha suscitado en los fumadores el sentimiento de estar cometiendo un delito al fumar en público y de sentirse como “apestados sociales”. Es una contradicción el “rechazo” a los fumadores cuando antes estaba bien visto fumar y ahora el fumador se siente discriminado y arrinconado en su hogar para poder fumarse un pitillo en paz sin sentir miedo a ser multado.
La ley está muy bien para evitar fumadores pasivos y para reducir el gasto generado por los “enfermos de tabaquismo” al Estado, pero ¿por qué tabacalera no cota el suministro de tabaco? ¿por qué sigue siendo legal esta droga? Está claro, pues como dice mi compañera Lidia el estado se lleva el 80% del dinero recaudado por cada cajetilla de tabaco vendida (y en estos tiempos difíciles de crisis el Estado debe ganar dinero por donde sea, ya sea con las cajetillas o con las multas por fumar)
¿Pero hasta qué punto la nueva ley puede causar daños colaterales? Pongamos el hipotético caso de un bar o taberna que antes de la ley ganaba X y donde la gente iba a tomarse unas cañas, a charlar con los amigo, a fumarse su cigarrito, a seguir consumiendo y charlando…con la nueva ley los ingresos del bar se reducen a la mitad ya que los clientes llegarían se tomarían su cervecita o su café y se irían a seguir alternando con sus acompañantes a la calle o directamente dejarían de ir al bar (ya que solo iban para fumarse un cigarro en compañía) resintiéndose así la caja del hostelero al bajar las consumiciones de sus habituales clientes fumadores o incluso hasta perder su clientela habitual ¿Repercute esto negativamente en la hostelería? Sí
¿Y en la recaudación de dinero por parte del gobierno mediante las multas? Claro que repercutiría, pero para bien; más dinero en las arcas del Estado y menos para los hosteleros ¿cuánto dinero han perdido los propietarios de bares que adaptaron sus locales con espacios para fumadores y no fumadores? ¿Cuánto seguirán perdiendo?

No soy fumadora y esta medida me viene de perlas para evitar ser fumadora pasiva y cuidar así mi salud, pero veo que esta ley deberá haberse aplicado directamente desde un principio y no haber ido poco a poco estrechando el cerco al fumador porque lo que han conseguido con esto es que los hosteleros pierdan miles de euros invertidos en la reconstrucción de sus locales con 2 zonas distintas, esta me parece la parte más negativa de esta ley.
Actualmente estamos inmersos en una gran crisis económica pero desgraciadamente pronto se cernirá sobre nosotros una nueva crisis: la del tabaco que podrá dejar en paro a camareros y vendedores de tabaco y “obligará” a los fumadores a hacerse socios de algún club privado donde poder conversar con un cigarrillo en la mano.

lidy_kuervo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carolina dijo...

La Ley Antitabaco aprobada en 2006 no fue suficiente para que lo españoles dejaran de fumar. En muchos lugares no respetaban las normas de esta ley, y convivían fumadores y no fumadores en un local, como por ejemplo en las discotecas. Por este motivo, este año han aprobado una ley que prohíbe fumar en los lugares públicos (centros educativos, sanitarios, ayuntamientos) e incluso en los parques.

Por una parte, esta Ley va a permitir que muchas personas dejen de fumar porque se están perjudicando ellos mismos y cuando fuman en lugares públicos perjudican a las personas que se encuentran en ese lugar. Así las personas a las que no les agrade el humo del tabaco podrán ir a las discotecas tranquilas porque cuando salgan ya no van a oler a tabaco. Incluso en los hospitales serán más higiénicos porque nadie podrá fumar mientras está allí ni siquiera en la puerta, dado que estando a menos de 50 metros del centro se contempla la denuncia a la persona que incumpla esta Ley. Por otra parte, el aumento de las cajetillas de tabaco favorece la Ley, pues hay muchas personas que están dejando de fumar porque no tienen dinero.

Pensándolo mejor si lo que quiere el Gobierno es acabar con las personas que fuman ¿por qué no prohíbe su venta en España? Claro es mejor dejarlo así para poder coger dinero el estado con las multas impuestas a las personas que fuman en lugares públicos y a estos establecimientos que los dejan entrar. Y aun más cuando están subiendo los precios de las cajetillas de tabaco, y la mitad de este dinero va para el estado.

Para terminar, esta Ley tiene muchas cosas positivas y creo que es altamente beneficiosa para la salud individual y colectiva: se acabaron los fumadores pasivos.


Carolina Ramírez Pizarro 1 BTO B

lidy_kuervo dijo...

Estoy de acuerdo con Carolina en que habria que quitar el tabaco del mercado, pero entonces habria otro gran problema como es el contrabando. Cuantas mas leyes pongamos menos van a resoetarla.

lidy_kuervo dijo...

-¿Vamos a la disco esta noche?
- Sí. ¿Por qué no?
-Pero, ¿tú te vas a asear y a poner ropa limpia?
-Claro. ¿Es que tú no?
-No. Porque no me gusta salir bien aseada y con ropa limpia para después salir de la discoteca y tener mal olor, y todo por culpa del tabaco.
Conversaciones de este tipo se producen en nuestro entorno cada día, a raíz de una adicción que, además de hacer daño a quienes la prueban y consumen, perjudica a los que están a su alrededor. Y, ya es no por la inhalación del humo, sino por las infinitas probabilidades de contraer múltiples enfermedades como el cáncer e incluso morir.
El texto que estamos comentando hace referencia a la anterior Ley Antitabaco que obligó a que muchos bares y restaurantes tuvieran que gastarse el dinero en habilitar espacios para fumadores y no fumadores, pero la actual Ley recientemente aprobada es mucho más restrictiva y contempla la prohibición de fumar ya en todos los lugares públicos, en espacios cercanos a parques infantiles, en hospitales y a menos de cincuenta metros de un colegio o instituto. Del mismo modo, si vemos a una persona que está quebrantando dicha Ley, podemos denunciarla y la sanción es bastante considerable.
En cualquier caso, pienso que esta Ley a pesar de ser muy beneficiosa para la salud pública e individual, es excesivamente restrictiva dado que tanta prohibición solo aumenta el riesgo de que las personas se la terminen saltando. Ahora bien, yo me pregunto: ¿si es tabaco es tan malo para la salud, por qué no lo quitan del mercado? Claro está que el Gobierno se beneficia de cada cajetilla de tabaco que se vende (un 80%.), y los intereses económicos que se mueven entorno al negocio del tabaco son muy poderosos.

Marina Pérez dijo...

Tabaco, tabaco, y más tabaco. ¿Por que los no fumadores tenemos que fumar de forma pasiva? ¿No se dan cuenta que nos repercute en nosotros y podemos llegar a tener las mismas enfermedades que los fumadores?
Por fin han puesto una ley antitabaco que ha sido respetada por la mayoría de los fumadores. Ahora podemos salir de fiesta sin preocuparnos de que vamos a volver a casa oliendo mal a tabaco, que si nos van a quemar la ropa etc.
Esta ley esta muy bien pero no se da cuenta de que con solo una ley no se va dejar de fumar en el mundo, tendrían que dejar de producir este producto para poder llegar hasta este punto. Pero por lo que se ve eso no va a ocurrir nunca ya que no le conviene al gobierno con la situación en la que estamos perder este dinero. Ahora podemos profesores de colegio e institutos se van a esquinas retiradas del centro para poder fumar y personas que salen de fiesta se tienen que salir a la puerta de los locales para poder fumar ese cigarrillo que le gusta fumarse detrás del cubata o de un café o incluso el de después de comer… esto puede causarles daños a los comerciantes ya que prefieren fumarse en sus casas el cigarrillo en vez de fumárselo en la puerta del bar con el frío y ellos serán los que perderán mucha cantidad de dinero. Ahora bien si estamos sumergido en esta gran crisis ¿Cómo personas que no tienen ni para comer pueden comprarse hasta un paquete de tabaco al día? ¿ no se dan cuenta de que con ese dinero podrían comprar comida?
Desde mi punto de vista y para finalizar esta ley antitabaco me viene muy bien ya que una de las miles de no fumadoras que hay en España. Ojala esto llegara a ser una de las soluciones y asi tener una vida mas saludable y sin humos.

pilar dijo...

La nueva ley antitabaco que entro en vigor este 2011,es mas estricta que la del pasado 2008 por tanto los fumadores no están de acuerdo con ella.
Yo sí, ya que como han dichos mis compañeras cuando salimos de fiesta no llegamos a nuestras casas oliendo a tabaco si no al perfume que nos echamos antes de salir,cuando comemos en algún restaurante no nos tenemos que tragar el humo de otros fumadores ya que eso repercute a nuestra salud y cada año le cuesta muchos millones a la seguridad social.
Pienso que como podemos fumar sabiendo que el tabaco produce muchas enfermedades como cáncer de pulmón y es uno de los canceres que podemos evitar y eso no lo digo yo, si no que lo dicen los médicos, el cáncer de pulmón es uno de los mas frecuentes en España sobre todo en hombre, al año hay mas de 16.000 casos de cáncer de este tipo. Como ha dicho mi compañera Marina esta nueva ley le repercutirá a los locales, pero antes nos ha estado repercutiendo a la salud de los que no fumamos.
Con este comentario pretendo que muchos fumadores se consciencen de lo malo que es fumar.
¡NO AL TABACO, POR FAVOR!
Pilar García Gómez

Cristina Jiménez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristina Jiménez dijo...

El tabaco siempre ha mantenido dividida a nuestra sociedad en dos, fumadores y no fumadores, y por su causa las personas que estaban en contra de ese vicio han tenido que aguantar ese molesto olor y humo en lugares a los que iban para relajarse después de una larga semana o simplemente a almorzar, pero que al ser un lugar público no podían quejarse.
Con la aprobación de la ley antitabaco del 2006 se consiguió que en los bares se hicieran zonas para fumadores y no fumadores, con lo que se obtuvo un soplo de aire fresco, también hubo mucha gente que logró dejar de fumar por lo que se salvaron muchas vidas y se redujo el número de fumadores pasivos.
Aun así, el gobierno no satisfecho con esto, ha mejorado este año la ley contra el tabaco prohibiendo su consumo en bares (los mismos que se tuvieron que gastar tal cantidad de dinero en reformas para incluir la zona de no fumadores y que nadie les devolverá) y a una cierta distancia de parques y centros de enseñanza. Con todo esto se pretende reducir todavía más el número de adictos al tabaco, pero a nadie se le ocurre pensar que esas personas fuman porque quieren y que al prohibirles esto de forma tan radical estamos consiguiendo poner en riesgo a otras muchas personas porque no es justo que un hombre le parta un vaso de cristal a un camarero en la cabeza por hacer su trabajo pidiéndole que dejase de fumar en su local.
Hay muchas campañas y anuncios en contra del consumo de tabaco incluso películas como ´Gracias por fumar` en la que descubres las mentiras que son capaces de contar las grandes industrias para que compremos sus producto o en este caso su ´veneno` . Pero aun así seguimos consumiendo tabaco como si fuese algo bueno a pesar de que sabemos que no lo es. Un solo cigarrillo contiene una gran cantidad de sustancias cancerígenas, sustancias perjudiciales para la salud, provoca tos, dolor de la cabeza, por no mencionar el enorme gasto de dinero que conlleva mantener esa insana costumbre. Aunque ya no es solo los problemas de salud que puede causar si no que las personas que deciden libremente fumar, dejan de ser libres para siempre porque se atan a una sustancia sin la cual no pueden vivir ya que crea dependencia y si bien es cierto que todos tenemos derecho a elegir, también tenemos derecho a ser libres y es muy triste que ese derecho nos lo estemos quitando nosotros mismos al amarrarnos a una simple colilla.

eva dijo...

¡Bienvenid@s a un nuevo mundo sin humos!
Me arriesgo a afirmar que frases como esta o semejantes pasaron por la mente de mas de una persona no fumadora al oír la noticia de la nueva ley.

Tengo que empezar reconociendo que estoy de acuerdo con mis compañeras y ponerme a favor de la nueva ley antitabaco que entró en vigor el pasado día 2 de Enero de 2011.
También quiero dejar claro desde el primer momento que me sumo al grupo de las personas no fumadoras pero que con ello no quiero expresarme en contra del tabaco.

¿Para qué entrar en el debate tabaco sí o tabaco no? Soy consciente de que el tabaco es una droga, tienes sustancias cancerígenas, es una pérdida de dinero para los que lo consumen y una gran inversión para el Estado, e incluso puede llevarnos a la muerte...

Pero la solución no se encuentra en prohibir fumar en determinados lugares o aumentar el precio de las cajetillas de tabaco, toda esta adicción no hubiese llegado hasta este punto si desde un principio no se hubiera comercializado el tabaco. ¿Qué quiero decir con esto? Pues es muy sencillo, lo mismo que la mayoría que nos sentimos un poco pasados de peso y siempre decimos “el lunes comienzo la dieta” o “tengo que empezar a ir al gimnasio” y al final nunca conseguimos cumplir lo dicho creo que a una persona que lleva años fumando o, como dice Elvira está acostumbrada al cigarrito de después de comer, es un esfuerzo demasiado grande dejar de fumar y sobretodo se necesita mucha fuerza de voluntad.

Así que si me preguntaran para tener que elegir qué hacer con el tabaco contestaría que todo aquel local que quisiese permitir fumar a sus clientes debería de hacerlo pero en una sala acondicionada solo para fumadores como se hizo en el año 2006 con la anterior ley antitabaco y no tener a los fumadores en terrazas pasando frío y obligando a los dueños de estos bares a gastarse otra parte de su dinero en comprar calefactores para terrazas exteriores.

Eva María Gómez Suárez 2º Bach.B

rosa maria dijo...

Fumar o no fumar. Es una de las elecciones que podemos tomar en cualquier momento de nuestra vida y de la que solo somos responsables nosotros mismos. Pues obviamente el tabaco lo compra la persona que ha elegido la primera opción. Pero, ¿qué pasa con los que como yo, deciden elegir la segunda? Aparentemente no existiría más remedio que convertirnos en fumadores pasivos, esto, o quedarnos en casa para no tragar el humo del que está bailando detrás de ti acompañando el cubata con un cigarrillo o el que decide hacerlo a la vez que se toma un café o una simple tostada a las 8 de la mañana. Curiosamente, dado el nivel de interés económico que suscita (como mis compañeras Lidia y Elvira han expuesto), a nuestro Gobierno se le ha ocurrido la maravillosa idea de “prohibir el tabaco” en un amplio porcentaje de espacio público en el que se incluyen: parques, centros escolares, bares, pubs, hospitales… y una larga lista que a los fumadores les parece interminable. Una ley que aprobada el 2 de enero del 2010 complementa la que hace exactamente 4 años se llevó a cabo. En esta última se exigía a los bares la delimitación de dos zonas: fumadores y no fumadores. Esto supuso una gran inversión para el sector hostelero, gran inversión que de hoy en adelante no servirá para nada pues, afortunadamente, los bares estarán libres de humo en todos sus salones. Como es sencillo de imaginar, la alegría que sentimos los no fumadores aquel 2 de enero, sentó como un jarro de agua fría para los que, como he dicho antes, hace 4 años sometieron gran parte de sus beneficios en restauraciones para no perder clientela, éstos son los que ahora, con la nueva ley, aseguran haber perdido el 50 % de recaudación y los que a través de mantas o chimeneas portátiles intentan volver a recuperarla. Exactamente tal y como ellos exponen, es una verdadera injusticia, pues podrían habérseles ocurrido antes y evitar el dinero perdido, que como dice Cristina Jimenez, nadie les devolverá. Es la única consecuencia de la nueva ley por la que puedo sentir “afecto” pues no le veo ninguna coherencia a lo que un señor le decía a una señora en un restaurante, en el que discutían a cerca del tabaco, ella no fumadora defendía la nueva ley y él fumador, le contestaba: “¿y esto se supone que es una democracia? ¿Una ley que nos impida nuestras libertades?”. Mi respuesta sería la siguiente: EGOÍSMO por vuestra parte, no democracia, pues los fumadores son los que no respetan esta última palabra.
En fin, será una lucha que jamás se solventará, pues siempre existirán pros y contras.
Aunque eso sí, sin duda alguna, chapó a la nueva ley.


Rosa María Monge Bellido. 2º BTO B.

cecilia dijo...

FUMAR PERJUDICA GRAVEMENTE SU SALUD Y LOS QUE ESTAN A SU ALREDEDOR. Sin duda, esta la es la típica frase a la que estamos acostumbrados a leer pero creo que no lo estamos a aceptarla. Pero a mí personalmente la parte de la frase que más me interesa, puesto que no soy fumadora, es la segunda, porque aunque yo no fume un cigarrillo no quiere decir que no esté fumando, solo que indirectamente.
Ahora bien, afortunadamente esto poco a poco ha ido cambiando gracias a la nueva ley o la que hubo en torno 2006. La ley anterior a la actual establecía por ejemplo, espacios para fumadores y espacios para no fumadores, con lo cual aquí estoy de acuerdo, porque pienso que ellos también tienen derecho a tener su espacio con humo sin perjudicar a los demás, una ley menos radical que la de ahora, caracterizada principalmente en que no se permite fumar en algunos espacios cerrados o abiertos, ya sean públicos o privados, así como centros educativos, parques infantiles, áreas hospitalarias, cafeterías, restaurantes, bares, etc, con lo que estoy totalmente de acuerdo, no solo por el bien que causa a los no fumadores, sino a los fumadores también, porque de esta manera les ayudan a dejar, en cierto modo, de fumar o fuman menos, porque como objetan algunos de mis compañeros y como lo hago yo al principio, está perjudicando gravemente su salud poco a poco, casi sin darse cuenta, porque hoy fumas y estás “sana”, pero¿ y mañana?

Bueno, no pretendo convencer de que dejen o no de fumar, pienso que cada uno es libre y puede hacer lo que quiera, pero al menos que piensen un poco más a la hora de tomar un cigarrillo. Volviendo atrás y con respecto a las otras leyes, yo creo que haría una mezcla de las dos, porque aunque no sea fumadora también tengo derecho a respetarlos y dejarles más o menos sus espacios. Pienso que en los establecimientos, como bares o restaurantes, que tengan suficiente espacio para hacer dos salas , para fumadores y no fumadores, lo haría, pero si el establecimiento del que hablamos no cuenta con ese espacio, pues lo dejaría no fumador, de esta manera creo que estaría más compensada la ley aunque esto conlleve grandes gastos económicos.

En definitiva, tanto la nueva como la vieja ley me parecen estupendas, pero esperemos que una vez estudiados los pros y contras de la ley, se llegue a un acuerdo entre las partes afectadas, esencialmente feliz, para que no haya ni vencedores ni vencidos, y sobre todo por nuestra salud, porque vivir solo se vive una vez.

Ana dijo...

Los datos hablan por si solos, un 85% de casos de cáncer de pulmón se debe al consumo de tabaco. Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Toráxica (SEPAR) el tabaco es la primera causa de enfermedad y muerte en España. Los expertos en tabaquismo señalan que el consumo habitual de esta droga recorta la vida en una medida de 10 años y es el culpable de la muerte de más de 100 españoles diarios, es decir, unas 45.000 personas al año.
El objetivo del gobierno era reducir estas estadísticas, para ello se aprobó una ley en 2006, en la que obligaba a los locales cerrados a habitar una zona de fumadores y una de no fumadores. A la vista de que esto no mejoró, el gobierno volvió a proponer otra ley, que se aprobó el 2 de Enero de 2011, ante esta ley las reacciones no se han hecho esperar, por una parte nos encontramos con los no fumadores y por otra con los afectados(fumadores).
A los no fumadores esto les ha venido de escándalo, ya que, no tienen que soportar el humo del tabaco mientras están en un local entre otras cosas. Pero también esta la situación de los fumadores, son los más afectados y ven en peligro su libertad. ¿No era que todos los seres humanos poseemos libertad? Para ellos esto ya no existe, ya no pueden estar tranquilos en un local y fumarse un cigarro.
Claro que si pensamos mejor la situación, es verdad que todo esto nos beneficia a todos, tanto a los que no como a los que si fuman. ¿No es mejor dejar de fumar, que tener un cáncer de pulmón? ,¿ No es mejor dejar de hacer daño a los demás, solo por el hecho de fumarse un “pitillo”?
¿Hasta donde puede llegar la sociedad española, con tal egoísmo? La palabra lo dice muy claro “NO FUMADORES” si tomamos la decisión de no fumar, es para no hacerlo, no para fumar porque al viciado le de la gana.
¡Por favor, ya que nos conviene a todos, digamos adiós al tabaco!
Estoy totalmente de acuerdo con mis compañeras que si el tabaco nunca hubiese existido no tendríamos el problema del que hablamos hoy.
Ana Vidal Muñoz 2ºBto A

Estefania dijo...

¿Qué sienten los fumadores cuando prueban el tabaco? Es la típica pregunta que todo no fumador, como yo, se hace. Personalmente, no veo ningún aspecto positivo en el tabaco. Al contrario, todo lo que percibo es negativo ya que sus consecuencias también lo son. Pero lo que más rabia me da es que tengamos que ser fumadores pasivos y sin nuestro consentimiento.
Para evitar este problema se decidió establecer la Ley Antitabaco de 2006 que ha sido mejorada en el 2011. De esta manera se prohíbe fumar dentro de cualquier local o centro público algo que me parece realmente acertado. Ya que, de esta manera, la gente que no iba a discotecas por no aspirar el humo, ahora va y puede estar tranquila sin tener que “asfixiarse”. También podemos ir a un restaurante sin tener que “tragarnos” el humo del señor de al lado y comemos mas a gusto. Hay ocasiones en las que discrepo de la nueva ley, ya que no me parece nada correcto que en un parque público no se fume, ya que es un lugar al aire libre y no afecta tanto el humo. Además existen muchos factores negativos con respecto al tabaco, como el destrozo que te hace en la boca (tanto los dientes como la lengua), los cánceres que pueden aparecer, el que la persona no pueda dar ni dos pasos porque se asfixia…son hechos que los vivimos hoy día y que sin darnos cuenta aumenta cada año mas.
Sin ninguna duda estoy de acuerdo con mis compañeras y comparto la idea de quitar el tabaco del mercado. Sé que es una idea imposible de cumplir ya que uno de los mayores ingresos que recibe el Estado es del tabaco pero como dice el refrán, “De sueños se vive”.
Yo apoyo completamente la nueva ley aunque soy consciente de que no todo el mundo la va a respetar y me gustaría que los fumadores reaccionaran de una vez por todas, y se dieran cuenta de que ese vicio no trae nada positivo.

Estefanía de la Cruz Doña 2ºBACH B

maria jose dijo...

La idea que aborda en este texto es la polémica por la ley antitabaco que se puso en marcha en enero de 2006, cuya ley prohíbe fumar en los restaurantes, cafeterías, bares, centros comerciales, centros de salud, colegios…
En ese año, en algunos lugares anteriormente nombrados había zonas para fumadores y no fumadores. Sin embargo, este año, 2011, han aprobado de nuevo la ley antitabaco. Con esta ley, no se puede fumar en ningún lugar, solo desplazándote a unos 50 metros aproximadamente, a no ser así al fumador lo pueden multar. Personalmente esta ley me parece bien, porque no soy fumadora y porque así no tengo que soportar el humo que antes de implantarse esta ley, hemos tenido que soportar los no fumadores.
Por otro lado, también me parece bien esta ley, porque así no se produciría tantas enfermedades causadas por el tabaco como el cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares…
El problema no es solo las enfermedades que pueden causar el tabaco sino que con la situación de crisis que hay hoy en día, los fumadores no están como para fumarse un paquete de tabaco diario ya que se dice que el precio del tabaco puede subir hasta 6 euros a fin de año.
En mi opinión, más vale que los fumadores dejen de fumar y digan ¡ADIOS AL TABACO!

María José Noguera Suárez. 2ºBTO B.

carolina dijo...

Si ya nos pareció demasiado restrictiva la ley aprobada hace ya algunos años que daba la opción a los propietarios de lugares como restaurantes o discotecas de prohibir fumar en su negocio o no ¿Cómo se ha tomado la mayoría de las personas la prohibición total en cualquier tipo de lugar público?

La nueva ley que entró en vigor el 2 de Enero de 2011 y ha causado una gran indignación entre los fumadores e incluso personas no fumadoras, ya que hemos podido ver en la tele como dueños de locales donde había máquinas de tabaco han acabado con ellas a golpes porque dicen que si en su local no se puede fumar tampoco van a vender tabaco.

Pero los afectados por esa ley no son solo los fumadores ya que muchos negocios como estancos o discotecas están perdiendo un gran número de clientes. Se está convirtiendo en una acción habitual ver a un gran grupo de personas fumando en la puerta de dichos locales hasta el punto de reunirse más personas en la puerta que dentro de los locales.

Pero lo que es perjudicial para algunos es beneficioso para muchos otros ya que los no fumadores no tenemos que soportar estar tragando el humo de otros porque afecta a nuestra salud sin ser nosotros culpables y es una alegría llegar un fin de semana a casa y no llevar el olor del tabaco en la ropa o incluso en el pelo.

Para concluir y teniendo en cuenta las dos posturas enfrentadas, la mejor solución es que todos los locales tuvieran dos salas una para fumadores y otra para no fumadores, así todo el mundo estaría satisfecho.
Carolina Cordero Suárez 2Bach.B

Alfonso dijo...

Desde siempre he escuchado de boca de los mayores que el tabaco mata.

Muchas veces me han aconsejado que no me deje influir para fumar.

Es ahora, que estoy completamente de acuerdo con esta ley antitabaco, dado a que yo he decidido por propia voluntad no ser fumador.

Me parece justo que en los lugares públicos cerrados, no se permita fumar.
¡Ya esta bien de ser fumadores pasivos! ¡Ya esta bien de sacrificarnos por otras personas! Teniendo en cuenta que el tabaco no es beneficio para nadie. Ahora les toca a ellos sacrificarse, fumar en la calle cuando hace frío, o cuando haga calor, o fumar en su casa por ser dueños de ella.

Esta ley no solo perjudica a aquellas personas que consumen, por limitarle tanto el espacio a fumar. También ha perjudicado y como no, a los dueños de bares por haber perdido alguna clientela, punto de vista en el que discrepo como también a las empresas tabacaleras.

Estas empresas tienen por delante una gran lucha con el gobierno, por supuesto, luchan por sus derechos y beneficios, cosa que respeto ya que los impuestos que tienen que pagar a las arcas del gobierno son las mismas. Pero como he dicho antes, esta es su lucha.

En estos tiempos difíciles, por un lado o por otro todos estamos implicados, entonces, ¿Por qué no suben el paquete de tabaco para de esta manera ver incrementado estas impresas su beneficio? O... a caso... ¿No su acuerdan que a todo los funcionarios le han recortado el salario mensualmente?

cristina dijo...

El humo del tabaco causa 3´5 millones de defunciones anuales y es la causa principal de muertes prematuras previsibles en todo el mundo. A pesar de los peligros del uso del tabaco, la gente sigue fumando y el número anual de defunciones sigue aumentando.

Esta comprobado que la tasa de mortalidad de una persona fumadora es tres veces mayor que de una persona no fumadora. Tras este dato yo me pregunto ¿por qué los fumadores pasivos tenemos que acortar nuestra vida siendo lo mas bello que tenemos?

Otra pregunta que me planteo constantemente es el porque no se acaba definitivamente de fabricar tabaco. La respuesta es clara por factores económicos y políticos, en mi opinión sobre todo es por beneficios económicos.

Por último para todas aquellas personas que creen que el humo del tabaco no es dañino para los fumadores pasivos les comunico que en hijos de madres fumadoras ingresan en el hospital un 28% más por bronquitis y neumonía, que mueren 6300 personas por ambientes contaminados por humo del tabaco ….

macarena y carolina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
macarena y carolina dijo...

Este texto nos informa sobre la Ley Antitabaco establecida en 2006 que entró en vigor el 1 de enero y sobre la implantación de esta. Las medidas establecidas por esta ley han dado respuestas; un 28% de la población europea ha intentado dejar este hábito algunas con éxito y otras no. Desde mi punto de vista esta ley me parece positiva debido a que no hay humos ni en bares, restaurantes ,oficinas, etc y eso se ha notado mucho sobre todo a los que no fumamos, que ahora estamos libres de humos y nadie nos puede molestar con ese olor asfixiante del cigarrillo cuando comemos, estamos en discotecas; el cigarrillo ha sido el culpable de que la población que no fume sea fumadora, es decir “fumador/a pasiva” y tener que aceptar los riesgos que esto conlleva: cáncer de pulmón, reducción de la fertilidad, riesgos de niños en mujeres embarazadas, también acorta la vida. Una de las restricciones de esta ley ha sido prohibir la venta de tabaco a menores de 18 años ,la cual me ha parecido bien ya que esto conllevará a una reducción de fumadores en España y en toda Europa ya que un alto porcentaje de población joven fuma. Me parece correcta la medida establecida en los bares, es decir construir una zona para fumadores y otra para los que no lo son. Espero que esta ley se apruebe en muchos países ya que gracias a ellas las personas tendremos una mejor esperanza de vida, mejor salud y simplemente reducir la contaminación. ¿No creéis que al fin y al cabo esto sea una cuestión de educación, de respeto de los que fuman hacia los que no lo hacen, de tolerancia? Por eso esto es una cuestión que hay que regular por ley es decir, democráticamente, para que los derechos de los que fuman y los de los que no fuman se respeten mutuamente.
Respecto al comentario de cristina respeto su posición hacia su defensa de los no fumadores y de ¿porque producir tabaco si es dañino?La verdad es que esto debería de cambiar según mi opinión y no frabricar más tabaco.

MACARENA CARO GRACIA 2ºBACH B

MARIA Y VIOLETA dijo...

¿El cenicero? En la calle.
¿Recuerdan cuando aún sentados en una cafetería apartaban el cenicero o lo acercaban para acompañar el café con un cigarrillo? Se trata de una escena que ya no volverá a repetirse, ni para los que huían de este contenedor de cenizas ni para los que precisaban de uno.
Ahora es común llegar a un bar y ver repleta su terraza, único espacio permitido fumar. La única opción de los establecimientos hosteleros es pedir una licencia para poner una terraza, sin embargo, son muchos los bares y cafeterías que no podrán recibir este permiso ya que no hay espacio suficiente en la acera para ello. ¿Qué ocurre entonces? ¿cuál es la solución para este tipo de locales?. Los hosteleros realizaron una inversión fuerte para acondicionar sus locales y ahora ya no sirve para nada.
Hablamos sobre los hosteleros pero, y ¿qué decir de los estanqueros? Los fumadores llegando pidiendo tabaco con peor humor estos días al no poder disfrutar de un cigarrillo junto a su café.

Muchos fumadores cuando encienden su cigarro en sus casas lo hacen cerca de una ventana o en una terraza para que el olor no se quede en sus cortinas.¿por qué cuesta tanto trabajo hacerlo cuando salen fuera de casa? El no fumador regresa oliendo a tabaco sin haber fumado.
Si una persona decide no fumar ¿Por qué? ¿por qué antes cuando llegaba a un bar tenia que “tragar” el humo del comensal de la mesa cercana? y encima el fumador no se quejaba.
Hasta que no han puesto la ley antitabaco no iban a darse cuenta de la situación de la molestia que provoca. El objetivo de la ley antitabaco es proteger tanto a los fumadores pasivos que sufren según estudios de desarrollar enfermedades a pesar de no ser ellos los fumadores, como a los que fuman para que puedan prevenir cualquier enfermedad.

Además hoy día hay tecnologías de todo tipo. Cigarrillos electrónicos, por favor. Ya que tienen tantas ventajas para ambos pierden el deseo de fumar y los que están a tu alrededor no respiran humo nocivo, ya que solo expulsa vapor de agua.
Toda esta situación Es un cambio de costumbres y para ello solo hace falta tiempo.
María Doblado Silva 2bto B

MARIA Y VIOLETA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose Manuel dijo...

La nueva ley antitabaco aparece, en mi opinión, un poco tarde ya que antes se veía bien que los hombres fumaran en establecimientos e incluso parecía que se sentían mas importantes por tener un cigarrillo en la mano. Es en los comienzos cuando se debió tomar medidas ante el tabaco, aunque por justificarlo un poco no tenían los conocimientos que se tienen ahora de cómo repercute desfavorablemente nuestra salud.

Este año se pone en marcha una nueva ley antitabaco que en mi opinión tiene muchas ventajas pero que tiene algunas leyes que me parecen un poco tontas. Me parece perfecto que no se pueda fumar en establecimientos públicos ya que favorece a la salud de los no fumadores dejando así de ser fumadores pasivos, además resulta muy desagradable llegar a tu casa de una discoteca, de ver el futbol en un bar con los amigos o ir a comer con la familia y llegar con olor a tabaco. Por otro lado me parece absurdo que no se pueda fumar hasta una determinada distancia de un colegio, un instituto… ya que si esta en un espacio al aire libre no creo que perjudiquen a nadie. Me parece muy bien que no se pueda fumar en lugares públicos pero solo en los cerrados, porque ¿qué inconveniente hay en que se fume en un estadio de futbol o una plaza de toros?

Esta ley ha perjudicado claramente a los establecimientos que ya perdieron un dinero en habilitar una zona de fumadores en su local que con la nueva ley no les sirve para nada y además creo que perderán bastante clientela o al menos los clientes fumadores pasaran menos tiempo en el local. La nueva ley antitabaco cuenta con el apoyo de la sanidad pero deja descontento a la hostelería.

En mi opinión el problema está en el comienzo a fumar y sobre todo de la cantidad de jóvenes que empiezan a fumar con muy poca edad. No entiendo como con la información que hay actualmente la juventud se inicia en el tabaco. El tabaco perjudica gravemente la salud originando muchas muertes en los peores casos pero además de ello provoca mal aliento, pone los dientes amarillos y deja un olor desagradable en las manos algo que resulta desagradable a la hora de hablar con un fumador.

En definitiva las personas deberían mirar por su salud en primer lugar para dejar de fumar y luego pensar en las personas que les rodean a las que también están perjudicando. En mi opinión pienso que lo más importante es no empezar a fumar.

José Manuel Borrego Gómez

violeta dijo...

La nueva Ley Antitabaco es uno de los temas más debatidos en la actualidad. El tabaco mata a más de cinco mil personas al año y es la principal causa de mortalidad evitable en todo el mundo. La nueva Ley prohíbe fumar en todos los establecimientos públicos. Miles de comercios, bares y pubs han tenido que cumplir rigurosamente esta Ley, y esto ha provocado un descenso en las ventas de cajetillas de tabaco y el consumo en los lugares de copas, cafeterías y bares en general. Pero, ¿todo el mundo está de acuerdo con dicha Ley? Pues me temo que no, sobre todo los fumadores. Estas personas están indignadas porque sus hábitos de vida irremediablemente se han visto afectados: ya no pueden estar tranquilamente fumando en un bar o restaurante, o entrar en un establecimiento público y fumarse un pitillo, porque además de que esta Ley ya lo prohíbe, lo sanciona duramente.
Personalmente, esto me parece muy bien porque: ¿quién nos paga o nos compensa a los fumadores pasivos por todo el tiempo que hemos estado inhalando humo mientras nuestros pulmones se contaminaban?, ¿por qué los no fumadores hemos tenido que estar en un bar y salir apestando a tabaco? o ¿por qué si estamos en una discoteca tenemos estar pendiente a que la gente no nos queme con su cigarro? La verdad, es que no tenemos por qué aguantar esto, y por tal motivo me alegro enormemente de que por fin se impongan los espacios libres de humo. Y un último apunte, aunque esta Ley les duela y les afecte a los fumadores, en realidad a la larga les beneficiará, dado que ya hay muchos adictos al tabaco que por la presión legal y mediática se están planteando seriamente dejar de fumar o al menos fuman menos. Creo que es una gran avance y espero que todo esto sea efectivo por el bien de nuestra salud: el tiempo lo dirá…..
Violeta Arriaza, 2º de Bachillerato B

María José Ganfornina dijo...

Uno…dos...tres…cuatro…cinco…seis… .Seis un numero cualquiera verdad, pues cada seis segundos una persona más muere a causa de esta tremebunda e inhóspita adicción, que inunda nuestra sociedad: el tabaquismo.
Los jóvenes cada vez más comienzan a fumar a edades más tempranas. Ellos se creen que por el simple hecho de tener un cigarro en la mano son más mayores. Pero lo único que demuestran es que no saben lo que están haciendo con su vida. Ellos mismos se están cavando su propio nicho. Cada cigarrillo está compuesto por muchos componentes (más de 4000) de los cuales la mayoría son cancerígenos.
Por ello hoy día, cuando el gobierno ha decidido poner una ley que prohíbe el consumo de “nuestro amigo fiel” la mayoría de los españoles se muestran opuestos a esta ley, pero ¿porque están en contra estas personas?, ¿qué quieren que sus hijos cuando tengan 30 años no tengan pulmones, debido a la inhalación del humo del tabaco?
Por una parte en cierta manera también me pongo en la piel de un fumador, aun siendo no fumadora, porque esta nueva ley que se ha puesto en circulación el día 2 de enero de 2011, ha entrado “pisando fuerte”. En cierta manera esta nueva ley bajo mi percepción, en algunos puntos es demasiado estricta, como por ejemplo, no permite ¡que se fume en un parque!, de toda la vida cuando las madres iban a llevar a sus hijos al parque aprovechaban para fumarse su “cigarrito”, pero a partir de este 2 de enero el cigarro se lo van a tener que fumar a 100 metro de donde halla niños.
Pero por otra parte, estoy de acuerdo con esta nueva ley antitabaco, puesto que nosotros, los fumadores pasivos no tenemos porque inhalar el humo del tabaco de un fumador. También gracias a esta nueva ley cuando entramos en una discoteca, pub o en algún otro sitio público se nota mucho porque se puede respirar con mucha más facilidad, no te escuecen los ojos y también cuando llegas a tu casa después de una noche de fiesta no llegas oliendo a humo.
Pues bien con todo esto no pretendo convencer a nadie de que acepte esta nueva ley antitabaco, pero tampoco pretendo que pasen por alto algo tan importante como es nuestra salud, porque “nuestro amigo Don Tabaco” lo único que pretende es quitarnos días, meses e incluso años de nuestras vidas, y tenemos que ser conscientes de que vida solo hay una y que por ello tenemos que vivirla al 100 por cien, y no permitir que el tabaco nos robe años de vida, por ello, ¡por favor piensa en tu salud, y no fumes!.
(María José Ganfornina Sánchez. 2ºBachillerato A)

Natalia dijo...

¡Ahora se respira mucho mejor!
Debido a la nueva ley anti tabaco tomar un café en alguna cafetería o cenar en un restaurante no nos perjudica de ningún aspecto a la salud, el aire que se respira no contiene nicotina, ni otras sustancias nocivas perjudiciales para la salud. Pero a esto le suma detrás una serie de inconvenientes... Personas adictas al tabaco ven esta nueva ley, como un problema para ellos, ya no pueden fumar en algún pub o cafetería, tienen que andar con cuidado para no intentar de encender un cigarrillo cerca de un centro escolar o de un hospital.
En mi opinión esta nueva ley, dentro de unos años será agradecida por la mayoría de personas en el mundo y dentro de esa parte estarán las personas que antes fumaban diariamente, se respirará mucho mejor y habrá un mundo más limpio... En cambio hay otro aspecto en lo que estoy en desacuerdo, como una multa tan costosa si alguna persona le da por encender un cigarrillo sin darse cuenta de que se sitúa a menos de 50 metros de algún centro.
Pero a todo ello le sumo la cantidad de enfermedades que no existirá en el futuro gracias a esta nueva ley, millones de personas en el mundo a lo largo de su vida mueren de alguna enfermedad producida por el tabaco, siendo ellos mismo fumadores pasivos... y numerosas causas más como el ahorro diario de un paquete de cigarrillos etc...