viernes, 7 de mayo de 2010

Sobre la polémica del velo en los centros escolares.

Hasta hace poco tiempo en nuestro país no se había originado una polémica tan virulenta en torno al uso del velo islámico o “hiyab” en los centros escolares, como ya había ocurrido anteriormente en otros países europeos. De hecho en el año 2004 nuestro vecino país, Francia, ya aprobó una ley que prohibía específicamente el uso de elementos religiosos en los centros escolares (hiyab, crucifijos y demás símbolos religiosos) y además el uso del “burka” en la calle como símbolo del sometimiento irracional de la mujer al hombre, y curiosamente Turquía –desde el año 1980- prohíbe el uso del velo en todos los lugares públicos a pesar de que la gran mayoría de la población es islámica. En el caso de Alemania, las alumnas lo pueden llevar en los centros escolares, pero no lo pueden usar las profesoras en 8 de los 16 estados; en Reino Unido no hay ninguna ley que prohíba taxativamente su utilización; y en el caso de Bélgica y Holanda –como en España- el uso del velo en las escuelas depende de la normativa de cada centro (1). A partir de aquí la polémica está servida en los centros escolares y podría extenderse ya a todos los lugares públicos. El caso de la joven marroquí Najwa Malha de 16 años, estudiante del IES Pozuelo de Alarcón, pienso que es un problema de convivencia que atañe a cada centro escolar que tiene su propio Reglamento de Funcionamiento Interno, que debe ser respetado y que ha sido aprobado por el Consejo Escolar, en el que están representados todos los sectores de la comunidad educativa. No estoy a favor de que se prohíba el uso del velo islámico (sí del burka) en España de manera generalizada como en Francia porque nuestra sociedad es cada vez más multicultural y la población inmigrante es cada vez mayor, y tienen derecho a mantener su propia identidad en un estado democrático como el nuestro. Pero de la misma manera que debemos respetar otras culturas y creencias, la población inmigrante que llega a nuestro país debe aceptar nuestras reglas, costumbres o leyes, del mismo modo que los europeos (sobre todo las mujeres) nos adaptamos a las normas de los países islámicos cuando los visitamos. Otra cuestión que se plantea es que si persiste el enfrentamiento entre dos posturas contrapuestas como puede ser el cumplimiento de las normas del centro y la exigencia de las familias magrebíes de que sus hijas lleven “hiyab”, puede darse la situación de que estas jóvenes abandonen sus estudios, porque hay poblaciones pequeñas con un solo instituto en donde no cabe la posibilidad de que la alumna cambie de centro, y en muchos casos la educación que reciben estas alumnas es fundamental para su formación integral y para que puedan aspirar a estudios superiores. En este punto, quisiera por tanto acabar citando las palabras de nuestro Ministro de Educación Ángel Gabilondo extraídas de un interesante artículo de LAVANGUARDIA.es (2): “Debe prevalecer el derecho a la educación. Soy partidario de que asista a clase, siempre y cuando se la pueda identificar. El uso del velo no supone un atentado a los derechos fundamentales. Es una seña de identidad particular –y no colectiva– que no atenta contra los demás. Lo tenemos que respetar"
(1)cfr. Tomo las notas sobre la regulación del uso del velo en Europa a partir del reportaje titulado "La escuela multicultural. Arrecia la polémica del velo" publicados en ELPAIS.com http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Arrecia/polemica/velo/elpepisoc/20100421elpepisoc_3/Tes

(2)http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20100421/53912601902/espana-descarta-una-norma-especifica-sobre-el-uso-del-velo-en-la-escuela-madrid-pp-esperanza-aguirre.html

A continuación os ofrecemos dos interesantísimos comentarios de las alumnas Lorena Campos Fernández y de Sonia Jiménez Ruiz de 2º de BTO sobre este asunto:
"Si miramos a nuestro alrededor en los centros educativos ya no nos es extraño encontrarnos con una persona de otro país o religión, ya no nos suponen una novedad después de tantos años viéndolos y conviviendo con ellos, pero ahí están. Si hacemos un flash back recordaremos que no hace mucho ver un extranjero en nuestras aulas era algo innovador y a lo cual no estábamos para nada acostumbrados. Hemos ido creciendo con ellos y al final, si no hemos podido hacer con todos ellos una gran amistad, al menos hemos aprendido a respetarnos mutuamente. Siendo así, ahora que ya nos hemos hecho a la idea de que ellos forman, en cierta manera, parte de nuestras vidas, ¿qué es lo que ha ocurrido? A partir de unas leyes de un centro docente han expulsado a una niña por llevar el hiyab, el típico pañuelo que utilizan las mujeres musulmanas para taparse la cabeza, alegando que la muchacha ha quebrantado la normativa del centro que prohíbe cubrirse la cabeza con cualquier gorro o pañuelo. A partir de aquí ha aparecido una polémica sobre si llevar el pañuelo es causa de discriminación racista por su religión o por otros motivos. La verdad es que cumplir la normativa del centro es importante, pues para algo la crean, pero llegar al extremo de expulsar a la chica en cuestión por un pañuelo en mi opinión es excesivo. De cierta manera tenemos que aceptar que la culpa de todo este lío es de ambas partes, tanto del centro educativo como de la niña, pues si ésta sabía que llevar cubierta la cabeza estaba prohibido, no sólo a ella, si no a todo el alumnado del centro, ¿por qué incumplió la normativa? Vale, vale, que cada uno se puede vestir como quiera y tener la religión que prefiera, pero, si hay un reglamento que prohíbe el uso de estos artículos, ¿por qué simplemente no escoges un instituto donde te lo permitan llevar? Por otra parte, sospechándose que tal vez sea un acto de discriminación, en mi opinión lo más correcto que se puede hacer hoy en día es eliminar cualquier símbolo religioso de las aulas, evitando así que se piense que la prohibición del pañuelo es un acto racista, pues también estarían prohibidas las cruces entre los alumnos o cualquier objeto que simbolizase una religión. De esta manera se evitarían conflictos como éste, y el poco racismo que queda en las aulas sería eliminado por completo. En verdad yo, realmente, no sé distinguir muy bien a una “magrebí” de una chica muy bronceada si no lleva el pañuelo y va vestida como cualquier chica normal, por tanto si eliminamos las barreras visuales quedaremos todos en el mismo nivel y no habrá motivos de inferioridad, rechazo o exclusión". (Lorena Campos Fernández)
"Ya hacía tiempo que a nuestro país no le tocaba abordar una polémica como ésta protagonizada por la joven Najwa, quien defiende su derecho a la educación por encima de cualquier otra circunstancia y percibe el sentimiento de discriminación de parte de la sociedad española. Desde luego, es un asunto que hay de tratar con mucha cautela dado que estamos ante la expulsión de una chica de un centro escolar por llevar la cabeza cubierta con el velo islámico. Y es que ésta es la piedra angular del problema, porque a Najwa no se le ha expulsado por llevar el "hiyab" en cuestión, sino por vulnerar una de las normas que quedan patentes en el reglamento interno del centro: no cubrirse la cabeza. Hay que decir, por tanto, que si cualquier otro alumno hubiese acudido a clase de forma ordinaria con algún tipo de gorro, gorra o pañuelo decorativo, de inmediato el centro escolar hubiese actuado de la misma forma.

A raíz de este hecho, se han producido reacciones diversas, tanto en el seno familiar de la joven como en su entorno social, así como también en nuestro elenco político. En referencia a lo que declaraba hace días Esperanza Aguirre, y cito “no se debe llevar la cabeza cubierta dentro de los centros educativos”, tengo que afirmar que me parece completamente lógico y comprensible porque debe haber igualdad para todos. A mí, personalmente no me ofende el hecho de que las chicas musulmanas lleven su velo por creencia religiosa, al igual que ellas respetan el que yo vista de forma diferente a la suya, pero no comparto el que muchos ciudadanos y políticos del PSOE consideren que el derecho a la escolarización deba primar sobre cualquier otro tipo de consideración. Por supuesto que todo el mundo, independientemente de su nacionalidad, sus creencias, ideología o culto religioso tiene el derecho a ser escolarizado, pero creo que es contradictorio que en un país laico como es el nuestro, se retiren los crucifijos y todo tipo de objetos con connotaciones religiosas de los centros públicos y sí se permitan manifestaciones religiosas como es el caso del hiyab. Por ello, pienso que lo más justo es que la joven musulmana no vista con su velo durante el horario escolar, y que fuera del centro haga valer sus derechos a manifestar sus creencias religiosas y costumbres porque estamos en un país libre. De ahí que no me parezcan acertadas las declaraciones de la líder de Unión, Progreso y Democracia, Rosa Díez cuando afirma que usar el velo en todo espacio público debería ser prohibido, pues constituye una “manifestación religiosa” y es además “discriminatorio”. En mi parcial opinión, esto no es una crítica a lo sucedido ni tampoco un intento por dar solución al problema, sino una extrapolación y desvío del verdadero punto importante, que es, y me vuelvo a repetir, el llevar cubierta la cabeza en un centro donde NADIE puede hacerlo. Cuando conflictos como éste derivan en polémicas sobre el respeto que tienen algunas culturas con sus adeptos, como el que las mujeres musulmanas deban caminar pasos por detrás de sus esposos, o el hecho de que vayan muy tapadas en los espacios públicos en señal de respeto a sus parejas, la polémica está servida y se suele decir, al igual que con la política, con la religión hemos topado, y esto es, pues, de muy difícil solución. Y para terminar, quisiera recalcar que como en otros aspectos de la vida política, económica o social de nuestro país, una vez más los grandes partidos están enfrentados en vez de adoptar posturas más conciliadoras que ayuden a la mejora de nuestro estado". (Sonia Jiménez Ruiz)

9 comentarios:

ramon dijo...

Estimada Lorena he leído e imprimido tu reflexión. He dicho hurra porque argumentas lo que piensas. He subrayado con el rotulador fluorescente los términos ELIMINAR y PROHIBIR, otra vez ELIMINAR y TODOS EN EL MISMO NIVEL. Me he rascado la barba de cuatro días y he pensado: tengo que avisar a Lorena porque no ha usado una de las palabras más bonitas del diccionario: libertad. Palabra antigua, con mucha historia y por eso pulida, abrillantada, rayada y abollada. Te invito a que enfoques el problema que has comentado a partir de este concepto. Puede que llegues a la misma conclusión o quizás no, pero si te encuentras en encrucijadas, te asaltan paradojas y descubres nuevos matices es que lo has hecho bien.

Loreley dijo...

Estimado Ramón he leído el comentario acerca del texto que escribí. La verdad es que entrar en términos de libertad es poner pies en arenas movedizas, pues cada uno tiene su propia idea de libertad y siempre puede chocar con la de otras personas. En mi opinión todos somos libres al nacer, pero al incorpóranos a la sociedad esta, de cierta manera, se modifica y dependiendo de la sociedad a la que nos refiramos queda eliminada y pasa a ser una simple ilusión que nos pretenden vender. Las leyes nos regulan, por decirlo de alguna manera, para que vivamos en un constante equilibrio, para que al hacer uso de nuestras libertad no arrebatemos la de otras personas y me parece justo. Aunque me gustaría pensar que estas leyes no hacen falta, que todos por la regla de “no hagas lo que no quieras que te hagan” nos respetaríamos mutuamente y no atropellaríamos a nadie, soy consciente de que eso es imposible, pues tendemos a pensar que nuestros ideales, manera de ser y pensar son mucho mejores que las de las demás personas. Realmente el tema de la libertad es muy difícil de tratar. A una joven se le prohíbe el uso del “hiyab”, ¿estamos limitando su libertad? ¿O es ella que se quiere imponer a la de los demás que si que tienen prohibido el uso de artículos similares? Lo cierto es que este tema es fácil en comparación con otros que nos podemos encontrar, pero sigue siendo complejo. Como dije en el comentario, si eliminamos estas barreras visuales todos nos veremos con mayor igualdad, no importa que después cada uno tenga una creencia, unos gustos o una manera de pensar diferente, pues su apariencia no nos hará “desconfiar” de ellas. Lo cierto es que a mi me encanta escuchar las diversas opiniones de las personas, con ello aprendes siempre algo nuevo que te enseña a valorar cosas que antes pasabas por alto y te ayudan a comprender el comportamiento de estas personas. Esto no significa que yo cambie mi manera de pensar, ni que este acuerdo con todo el mundo, pero así logro no encerrarme en una caja, donde lo único que sea valido sea mi opinión. La mentalidad de la sociedad se podría comparar a un estanque, si no aportamos nuevas ideas esta agua nunca se moverá y con el tiempo se estropeara, las mentalidades cerradas nos pudren el pensamiento y por decirlo de alguna manera, algo en nosotros muere y de ahí solo salen los gusanos de la intolerancia. En cambio si aprendemos a apreciar las ideas de las otras personas todo cambiará, pues entenderemos en mayor o menor medida su manera de actuar. Por eso, si no vemos a primera vista diferencia alguna entre las personas, nos será más fácil acercarnos a ellas, pues no llevaremos con nosotros los típicos prejuicios y nos será posible entendernos con estas personas. ¡Uff! Me he extendido muchísimo y no se si te he aclarado algo de lo que querías que hablara. La prohibición y la eliminación de ciertos aspectos no siempre es mala, ¿pisamos algunas libertades? Tal vez, pero si lo miramos en conjunto quizás hayamos ayudado a crear una mejor sociedad.
Releyendo el comentario me he dado cuenta que me he enrevesado mucho con algunas cosas, pero si no entiendes algo o no esta de acuerdo, házmelo saber, la libertad ha sido siempre un hecho que me ha inquietado mucho y encontrar nuevos enfoques nunca me vienen mal, creo que me he argumentado lo mejor que he podido y si en mi comentario ves algún que otro prejuicio me excusare simplemente diciendo que la naturaleza humana siempre los ha tenido y yo no soy una excepción.

ramon dijo...

Estimada Lorena, alguna vez habrás escuchado la expresión no juegues conmigo, pues la palabra LIBERTAD pertenece a ese grupo de conceptos que si uno se toma en serio su análisis acaba usando aquella expresión. Mira tú por donde las palabras más importantes no hay manera de definirlas, ganarles la espalda. Juegan con la razón, juegan contigo, se parten de risa en tu cara.

El significado de libertad va unido a la experiencia negativa de obstáculo y restricción.

Las leyes en las sociedades democráticas restringen la libertad (no robar) pero también es la forma soberana que la mayoría le da a su libertad, acuerdan ser libres, por ejemplo, deteniéndose cuando la luz del semáforo sea roja.

¿Es lo mismo PROHIBIR: fumar en el Bus, las peleas de perros, ir desnudo por la calle y en pijama al colegio, hablar en tu lengua materna o utilizar el atuendo sobre el que tu has reflexionado o si se diese el caso, poner a los hijos el nombre de los padres, que los novios se cojan de la mano por la calle, depilarse las mujeres, usar el futuro perfecto los hombres, jugar al parchís, proyectar películas de Tarantino en las guarderías o usar paraguas amarillos...?

Te animo a que enfrentes el concepto de LIBERTAD con los conceptos de PRIVADO y PÚBLICO y si te queda energía agarres por las solapas el concepto de IDENTIDAD y lo eches a pelear con los anteriores.

En la película 1984, basada en la novela de Orwell del mismo nombre, el planteamiento de las barreras visuales que tu propones se extiende a las emocionales y lingüísticas. La IDENTIDAD se NEUTRALIZA, la IGUALDAD aflora y los ciudadanos se convierten en un rebaño de cabezas vacías.

Loreley dijo...

Me leí la novela de Orwell ya hace unos años, un gran libro ciertamente. Pero dime Ramón, ¿porque tanta polémica? Leo tus comentarios y me cuesta leer entre líneas, ¿porque no dices simplemente que es lo que te ha molestado de mi comentario? No lo entiendo... creo que he sido medianamente justa, no he cuartado la libertad de nadie, y esta claro que tu opinión de libertad es diferente de la mía. La libertad es un termino indefinible para mi. No conoceremos realmente la libertad hasta que hayamos conocido la ausencia de ella. Yo no he conocido esa falta de libertad, menos mal, y por el momento no me veo capaz de darle más vueltas. Venga, dime que es para ti la libertad, así quizás sepa que es lo que no te ha gustado de lo que yo haya podido decir y por favor, te pido que esta vez seas un poco más claro.

Loreley dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Loreley dijo...

Creo que debería aclarar una cosa de mi anterior comentario, cuando dije eliminar las barreras visuales no me refería en absoluta a compararlo con el gris mundo que describió Orwell en su novela 1984, ni mucho menos, ¿quien querría una sociedad así? Me temo que has radicalizado mi concepto, pues yo simplemente me refería a la utilización del hiyab, que es de lo que discutíamos en principio. Me resulta en cierta parte irónico que discutamos sobre libertad puesto que el uso de este pañuelo es un claro signo de falta de libertad en las mujeres musulmanas, ya que su religión y los hombres les imponen su uso. Pienso en el mundo oscuro y triste de Orwell y se me recorre un escalofrió, pero, inevitablemente no me podrás negar que la religión y el uso de estos artículos que anuncian a gritos una religión ha sido siempre muy debatido, además no le estamos prohibiendo no llevarlo en ningún lugar, simplemente que no lo lleve en sitios donde la normativa acerca de artículos que cubren la cabeza no están permitidos, somos libres, así que también somos libres de coger el colegio que más nos convenga.

Yolanda Jiménez dijo...

¡Qué bien, Lorena! Un aplauso. Para que después digan las cabezas bienpensantes y demás "intelectuales" carrozones que nuestros bachilleres andaluces no tienen criterio, ni opinión, ni saben expresarlos con coherencia y con argumentos claros, transparentes. Tú eres un ejemplo de que la vida no es tan dramática y de que el gris mundo de "Un mundo feliz" queda muy lejos. Tú y muchos de tus compañeros seréis buenos ciudadanos garantes de la libertad de nuestra democracia, porque, además de comprender vuestro contexto social y personal -a pesar de las adversidades (que a ti, por desgracia, te han tocado de lleno)- sois buenas personas, con capacidad de empatía y respetuosos. Con bachilleres como tú podemos estar tranquilos.

Rosa María Calderón dijo...

Después de leer los comentarios de mi alumna de 2º de BTO, Lorena Campos, tengo que felicitarla por su capacidad de argumentación, por la madurez que refleja en sus reflexiones y por la claridad de su exposición. Aprovecho, también para dar la enhorabuena a todos mis alumnos de 2º de BTO de Comentario de Texto por el gran trabajo que han llevado a cabo a lo largo de todo el curso, por su afán de superación y por el esfuerzo que han realizado a la hora de hacer comentarios criticos de Pruebas de Selectividad, y así mismo de textos periodísticos de actualidad. Ha sido un enorme placer trabajar con estos alumnos tan estupendos.

ramon dijo...

Estimada Lorena:
One.- yo te aporto algunas pistas o matices con los que SI TU QUIERES, dado que has reflexionado sobre el problema del velo, autocuestiones, SI LO DESEAS, tu comentario inicial. ¿Qué pistas son estas? Libertad, identidad, diferencia, uniformidad, público-privado, cultura, valores,...todo esto estaba implícito pero sin desarrollar en tu primer comentario.
Two.- si debatieras con un punk (botas militares, pantalones de pitillo, camiseta con estampados cadavéricos, cabello rosa fuxia con disposición de rayos solares, hombros caídos soportando el peso de la existencia y cigarro estilo Luky Luk) ¿debería neutralizar su aspecto para hacer compresibles sus valoraciones y opiniones?
Three.- preguntar e inducir a pensar se llama mayéutica (método socrático). Yo pienso contigo.
Four.-lo único que tengo claro es que la opción del hiyab no es equiparable a la elección de la pintura de uñas o el tatuaje de la cintura.
Five.- la alusión a Orwell era un pellizco intelectual sobre una tendencia segura y comodona y un atajo que eligen los humanos ¿has visto LA OLA? Cuando puedas lee EL MIEDO A LA LIBERTAD de Erich Fromm.
Six.- hasta hace poco en China la uniformidad en la educación era total y los desfiles y los himnos en las escuelas era algo habitual, etc, etc. En Corea del Norte las concentraciones populares recuerdan las grabaciones de Leni Riefenstahl (busca imágenes de esta mujer en YouTube). La versión simpática y salsera la encuentras en Cuba.
Seven.- occidente le ha cantado las cuarenta a Orwell, pero (música de Psicosis por favor)... ¿no hay cierto paralelismo entre EL SHOW DE TRUMAN y 1984, alguien quiere escapar y alguien que vela por él se lo impide? ¿Será esta peli la versión cool o posmoderna de Orwell?
Eight.- darle vueltas a las cosas no está nada mal, y lo del velo no es una menudencia; una cosmovisión distinta a la tuya te está tocando con el dedo índice en el hombro y diciendo Hola.
Nine.- cualquier referencia literaria o cinematografica es tambien una pista narrativa que se puede usar o desechar.
Ten.- choca esos cinco.