lunes, 1 de febrero de 2010

El exceso de ruido perturba nuestras vidas

Como en artículos anteriores los alumnos de 2º de BTO de Proyecto Integrado de Comentario de Texto, exponen sus opiniones a partir de una Prueba de Selectividad de LCL que en este caso corresponde al Modelo 1, Opción A del año 2005 en Andalucía, en la que el texto para el ejercicio era un editorial de "El País" de marzo de 2004 titulado “El ruido mata”. Partiendo de una sentencia dictaminada por el Tribunal Constitucional que condena a un local de copas por contaminación acústica, se hace referencia a la aprobación de la “Ley del ruido” en España, y cómo a partir de aquí se quiere hacer frente a las graves consecuencias que el exceso de ruido provoca en la sociedad urbana actual, elaborando mapas acústicos y estableciendo horarios para las actividades que generan más escándalo. La ley ya está hecha, pero ahora resta lo más difícil: aplicarla dado que España va con retraso con respecto a la legislación europea. A partir del resumen de este texto de estructura deductiva, os ofrecemos los comentarios críticos de Samuel Marrufo Jiménez y de Cristina Suárez de la Cruz.

“El ruido es obvio que molesta y que nos irrita los oídos, pero creo que es inevitable en una sociedad como la nuestra, a no ser que nos concienciemos de lo perjudicial que resulta para la salud. Hoy en día las empresas dedicadas a la fabricación de productos tecnológicos deberían hacerlo con un volumen de sonido determinado para que el usuario no pudiera darle más y con ello se evitaría que molestara a los demás. Actualmente vemos en los anuncios aspiradoras o lavadoras muy silenciosas, que pretenden hacer más agradable el funcionamiento de estos electrodomésticos en nuestras casas, como también salen al mercado coches poco ruidosos y ecológicos con el mismo objetivo. Gracias a estos inventos podremos llevar una vida con menos contaminación acústica; de lo contrario, España será uno de los países con mayor índice de sordera, -según dicen las estadísticas-, sobre todo la más joven. Sin embargo, parece que a algunos jóvenes esto no les importa mucho ya que cada vez que montan en sus coches equipos de música, estos suenan de un modo exagerado, y todo ello para hacerle la competencia al vecino. Yo pienso que el problema no terminará hasta que veamos a algunas personas con audífonos por la calle, y entonces nos daremos cuenta de la gravedad del asunto”.
Moisés Marrufo Jiménez

“El ruido, ha pasado a formar parte de nuestras vidas diariomente, de tal manera que hemos llegado a olvidar la tranquilidad que nos regala el silencio. Algo tan simple como alcanzar el sosiego o la paz en tu propia vivienda, nos parece a algunos algo inalcanzable. Las fuentes que provocan el ruido pueden ser el tráfico, las botellonas de los fines de semana, el escándalo en los lugares de copas, o puede venir de tus propios vecinos, como es mi caso: todos los domingos a la diez de la mañana comienzan a cantar con micrófono incluido, provocando la consecuente molestia e incomodidad. ¿Se ha perdido el respeto hacia los demás? Este tipo de conductas es lo que ha llevado a que se propongan, se aprueben y se apliquen leyes que puedan hacer frente a la contaminación acústica. Y sin embargo, parece muchas veces que estas leyes no sirven para nada porque siguen existiendo personas irrespetuosas que no piensan en los demás. Si contribuyéramos de forma individual realizando las obras de nuestras casas dentro de un horario razonable, si los bares con música no estuvieran hasta altas horas de la madrugada o insonorizaran sus locales o si un coche no fuera con la música a todo volumen, podríamos solucionar entre todos el problema de la contaminación acústica , habría más silencio en nuestras calles y viviendas., y por tanto mejoraría nuestra calidad de vida”
Cristina Suárez de la Cruz.

No hay comentarios: