sábado, 23 de enero de 2010

El "Plan Bolonia" visto por los alumnos de 2º de BTO

A partir del artículo titulado “Bolonia II: la enseñanza” de José Antonio Cubero publicado en el diario “ABC” el 24 de marzo de 2009, y que sirvió como texto para la prueba de Selectividad en Andalucía en junio de 2009, dos alumnos de 2º de BTO de nuestro centro aportan su visión particular realizando un comentario de este texto periodístico, que adopta una postura bastante crítica hacia el citado plan, fundamentalmente en los siguientes aspectos: 1) se propone un sistema educativo idéntico para toda Europa, pero sin embargo sólo será coincidente en las denominaciones de las titulaciones y en el número de horas o créditos, porque los contenidos variarán en función de las universidades; 2) el sistema de créditos cambia y ahora el alumno tiene que desarrollar trabajos en el aula y fuera de ella haciendo uso de internet "con la facilidad que hoy se tiene para inspirarse" en este medio (y cito palabras textuales) ; 3) las clases “magistrales” de toda la vida se verán reducidas por el motivo anterior y como consecuencia de la imposición del modelo anglosajón o americano, que implica el seguimiento teórico y práctico a través de un tutor. Este sistema es válido en los países en donde lleva en funcionamiento mucho tiempo, pero en España con una tradición diferente en muy compleja su implantación.
"Este artículo de José Ignacio Cubero nos resume de forma discreta los planes de estudio de la nueva Ley de Enseñanza, denominada como “Plan Bolonia”. Con este nuevo proceso de educación, el Gobierno español pretende que los alumnos universitarios obtengan la misma validez de la carrera que estudien tanto en España, en Inglaterra, como en otros países de la zona europea. Y mi pregunta es: ¿para qué tantas convergencias entre estos países?¿No es más práctica y fiable la ley anterior? Con esta ley intentan mejorar y fomentar el estudio entre los jóvenes españoles y no se dan cuenta que están haciendo todo lo contrario: están restringiendo las posibilidades de muchas personas que quieren obtener una titulación universitaria, están jugando al despiste con los nuevos “doctorados”o “grados”, y lo que quieren es que los españoles nos endeudemos para seguir más años estudiando una carrera en beneficio del Estado español."
Samuel Marrufo Dorado
"En incontables ocasiones a lo largo del año pasado hemos oído hablar en todos los medios de comunicación del Plan Bolonia, pero aún así todavía encogemos los hombros con ignorancia cuando nos preguntan por lo que es. Parece ser que la única información con la que contamos es que ha provocado numerosas manifestaciones por toda España, que los universitarios estaban en contra de este nuevo modelo de enseñanza europeo y por eso, ahora, cuando escuchamos hablar de él, sólo contestamos: pero, ¿eso no era aquello que perjudicaba tanto a los universitarios?

El Proceso Bolonia intenta formar un plan de estudios con titulaciones que sean compatibles con toda Europa, de esta manera unifica todas las universidades, para así tener más oportunidades en el mercado de trabajo. El sistema estaría basado en 3 ciclos diferentes (grado, master y doctorado), y las titulaciones serían de primer ciclo con carácter genérico de 3-4 años de grado y de segundo ciclo de 1-2 años para la especialización (el master) Todo esto dentro de un Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) con 25 horas de estudio y trabajo por parte del alumno. Además, este plan permite la movilización de los alumnos por las universidades europeas sin necesidad de pagar para hacer una prueba de ingreso; establece una mayor dedicación del alumno en las asignaturas mediante una evaluación continua a través de exámenes parciales además de los trimestrales; y plantea una mayor intervención del capital estatal y del sector privado en la universidad pública, hecho que puede perjudicar a algunas carreras universitarias porque no puede recibir el mismo presupuesto para investigación un departamento de Filología inglesa que un departamento de Ingeniería eléctrica. El plan Bolonia plantea un mayor trabajo en casa a la hora de investigar y buscar información, no por ello se deja de asistir a clase, y evidentemente en las asignaturas prácticas, como han sido siempre, la asistencia es obligatoria, ya que no se puede pretender aprobar una materia sin pisar, por ejemplo, un laboratorio.

De momento todo parece ir bien, entonces, ¿qué ha generado tanta protesta? 1) El plan Bolonia encarece considerablemente las matrículas de los grados y el Estado ya no aporta tanto dinero para becas, de tal manera que aparecen las becas-préstamos por las que el Estado presta dinero a los estudiantes para que puedan financiarse los estudios, y estos las devuelven cuando encuentren un trabajo con sueldo fijo, aunque si -pasados 15 años desde la concesión de la beca-préstamo- no se ha encontrado un trabajo con un sueldo mínimo, el estudiante queda exentos del pago de la misma. Esta medida no ha gustado porque consideran que se está comercializando o mercantilizando la universidad. 2) Otra cuestión que ha generado mucha polémica es que el plan Bolonia no se ha incorporado en España como en los otros países de la Unión Europea, donde los cursos se han adoptado a la estructura de 3 cursos para los Grados, y 2 ó 3 cursos para los masteres y postgrados, y en España el grado es de 4 cursos y master es de 2 cursos. 3) Dado que el Plan Bolonia exige horas presenciales de prácticas, los estudiantes se quejan de que no pueden trabajar y estudiar a la vez ya que no tendrán suficiente tiempo o independencia por culpa del nuevo plan de estudios, lo cual –pienso yo- es totalmente falso, pues mucha gente ya compagina estudios y trabajo, y en caso de tener problemas siempre se puede hablar con el tutor asignado y éste intentará ayudarte en todo lo posible.

Justamente hoy, hablando con mi amigo Marc del plan Bolonia me dijo: “En mi opinión es el plan de estudios que intenta unificar y globalizar, y aunque tiene algunas cosas malas, yo llevo dos años de carrera con Bolonia y me he sacado el primer curso limpio, y diría que tal vez un 90% de las cosas son buenas y un 10% son malas. Evidentemente, como en todas las cosas nuevas que se hacen, la gente es relativamente reacia e incluso se pone en contra, pero tampoco proponen nada mejor, así que sus opiniones tampoco deberían tomarse muy seriamente.”

El Plan Bolonia no ha sido acogido con los brazos abiertos, pero tal vez no haya tantos aspectos malos como nos querían hacer creer, hay muchos estudiantes que están satisfechos con la nueva medida y tal vez, nuestro descontento general haya sido causado por falta de información o como decía Marc, “porque no nos gustan los grandes cambios y enfrentarnos a lo desconocido”. Parece ser que la problemática del Plan Bolonia ha pasado a la historia, ya que ya no se escuchan en los medios protestas por el nuevo método: ¿Nos hemos acostumbrado a la novedad? o ¿tal vez nos hemos dado cuenta de que tampoco era una cosa tan terrible? Y ustedes, ¿qué opinan?"

Lorena Campos Fernández

1 comentario:

Yolanda Jiménez dijo...

Pues yo opino que es emocionante que podamos leer estas opiniones tan bien fundamentadas de los alumnos. ¿Quién dijo que los jóvenes hoy día no se enteran de nada, que no saben opinar, que ni siquiera tienen opinión? Pues sirva esto y lo que han venido publicando sobre diversos temas para que nos tranquilicemos. Ni tan dejados, ni tan desinformados. Enhorabuena a los dos. Y, como dice Lorena, analicemos las reformas antes de decir NO.